La disminución en la llegada de beliceños a Chetumal afecta la economía de la ciudad

232

 

  • El descenso en la llegada de beliceños a Chetumal por imposiciones migratorias, tiene en jaque a muchos comercios y prestadores de servicio en la ciudad.

 

LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Los extrañan. Durante muchos años la economía de Chetumal ha dependido de la derrama económica que dejan los visitantes de Belice. Comercios, hoteles, restaurantes, centros de salud y puntos turísticos en general son beneficiados por el constante flujo de ciudadanos de ese país que llegan para encontrar y consumir productos y servicios.

Sin embargo, la cancelación de los permisos temporales de internamiento y la activación de las Tarjetas de Visitantes Regionales (TVR) han provocado un decremento en el número de visitantes beliceños por vía terrestre.

Hay que recordar que desde el pasado 6 de abril el Instituto Nacional de Migración (INM) dejó de expedir cualquier tipo de permiso temporal a los beliceños para ingresar a México vía Chetumal por periodos de hasta 72 horas.

No se puede calcular la cifra en pesos de las afectaciones que esa decisión conlleva, pero se puede tener un panorama de la situación que prevalece por el descenso en el arribo de beliceños a la ciudad.

En días pasados, Eloy Quintal Jiménez, presidente de la Cámara Nacional del Comercio local advirtió que las estadísticas reflejan una caída fuerte de los visitantes beliceños, tanto por mar como por tierra.

Las autoridades consulares de Belice han informado al sector empresarial que hasta cinco mil de sus connacionales han dejado de visitar Chetumal cada mes por las complicaciones para obtener las TVR.

El impacto de lo anterior se ve reflejado, por ejemplo, en el mercado Lázaro Cárdenas, donde el arribo se mide en la cantidad de pasajeros que llegan al parador de camiones procedentes de Belice. El administrador, Limberth Vega explicó que entre semana llegan muy pocos camiones, con un promedio diario de entre 15 y 20 personas cada uno.

“Los beliceños son muy importantes para el mercado, actualmente entran tres o cuatro camiones al día, sin embargo no vienen llenos; el fin de semana es cuando se llenan en su totalidad los camiones. El beliceño consume bastante”.

En esos días, sábado y domingo, cuando los locatarios se reponen de las bajas ventas de la semana. Gabriela López, locataria, dice que su negocio ha bajado sus ventas hasta un 80 por ciento, por lo que solicita a las autoridades realicen las acciones pertinentes para facilitar el acceso a los beliceños.

Por su parte, la beliceña Celi reconoció que la limitación para ingresar al país han hecho que algunas personas entren de manera ilegal por el río Hondo, con el riesgo que ello supone para sus vidas e integridad.

Locatarios, empresarios y beliceños en general concuerdan en una cosa: facilitar el acceso a los ciudadanos de Belice beneficia económicamente a ambos lados de la frontera.

 

Quizá te interese: Busca Ayuntamiento de Benito Juárez retener recursos de Fortaseg