NIDO DE VÍBORAS

185

 

Por: Kulkukán

EL PRESIDENTE Andrés Manuel estuvo de gira artística por la península y, entre otras cosas aparte de su tradicional baño de pueblo, volvió a insistir en las bondades del Tren Maya, uno de sus proyectos estrella para el país.

HASTA AHÍ todo normalito. Incluso, anunció que ya tan pronto como diciembre estará organizándose la consulta respectiva para que la gente, el pueblo, decida el devenir final del gran proyecto ferrocarrilero que habrá de llevarlos a un nuevo estadio (¿¡!?) de bienestar.

ES MÁS, hasta juró y perjuró que si el pueblo se opone al tren, este no se construirá. ¿Lo habrá dicho en serio?, ¿el mismo AMLO le metería el pie a su gran promesa electoral para el sureste?

POR SUPUESTO que no. López Obrador podrá ser populista pero también es un viejo lobo de mar que conoce el terreno que pisa y no se arriesgaría a sabotear su propio proyecto si no supiera que tiene una altísima probabilidad de salir avante de cualquier consulta.

PERO…, NOMÁS por curiosidad. ¿Y si la gente dijera que no? Kukulkán se regocija tan sólo de imaginarse la cara de todos aquellos que ya lucran con terrenos en la ruta del tren y que se preparan para sacar tajada y que se quedarían con un palmo de narices si a la mera hora les dicen: ¡nel!

***

DE ACUERDO con el estudio Ciudades más Habitables de México 2019, la ciudad de San Pedro Garza García en Nuevo León es la campeona de las “más mejores” para vivir y Ecatepec es la “más peor” para asentarse.

EL DOCUMENTO, elaborado por una firma privada, lo que ya deja un poso de sospecha en la objetividad del mismo, coloca a Chetumal entre las cinco peores ciudades del país para vivir, apenas arribita de la citada Ecatepunk y la poblana Tehuacán.

EL NADA halagador resultado viene a confirmar lo que los empleados de la Sectur y su jefe Miguel Torruco ya intuían: la capital de Quintana Roo no es muy apetecible para echar raíces, porque aparte de que está lejos de todo, el suelo se hunde, recoger la basura de las calles cuesta un montón, la autoridad solita se mete el pie al cancelar los permisos temporales de visita para beliceños que sostienen su economía y en una de esas se queda hasta sin Tren Maya si es que el pueblo dice que no.

Y PARA colmo, el Ayuntamiento local es un grillero del que desde hace varias administraciones sus electores no esperan mucho. ¡Que dios los coja confesados!

***

A LO Poncio Pilatos. Los diputados de Quintana Roo dicen que sí a los ajustes de los valores catastrales en Benito Juárez y Cozumel, pero sólo si no se aplican al impuesto predial; es decir, mídanle el agua a los camotes para que luego la gente no se les alebreste.

EL MIEDO no anda en burro, ¿verdad?

 

Quizá te intereseNido de víboras N° 266