Desmiente a políticos advenedizos

201

 

  • Ley de Justicia Indígena es nuestra, aclara juez tradicional.

 

AGUSTÍN AMBRIZ

CARRILLO PUERTO, Q.ROO.- La Ley de Justicia Indígena es fruto de la Guerra de Castas de 1847, advierte el juez tradicional, Pedro Ek Cituk, a los políticos y gobernantes empeñados en colgarse como medallas los triunfos de las comunidades indígenas.

“Esta es una tradición antigua, no es nada nuevo, es el fruto de la Guerra de Castas de 1847; nosotros llegamos a acuerdos con el gobierno, por eso ahora tenemos esta ley indígena.

“Hablamos con el Congreso y (los diputados) nos ayudaron y autorizaron seguir con nuestra tradición, con nuestra ley de justicia indígena. Es de nosotros esa ley”, aclara el juez tradicional.

Esto, ante la avalancha de actividades de legisladores y gobernantes que se ostentan como creadores de un nuevo episodio indigenista.

Pedro Ek recuerda que hace 22 años fue reconocido en la legislación estatal el derecho de las comunidades mayas de Quintana Roo para aplicar sus usos y costumbres en la resolución de las controversias internas generadas entre sus habitantes.

Desde entonces, las 17 comunidades mayas del estado cuentan, cada una, con su propio juez tradicional para resolver los diferentes conflictos de violencia familiar, pleitos vecinales y robos de dinero, televisores y hasta ganado.

Estos jueces, junto con un magistrado, forman parte de la estructura del Poder Judicial del Estado y han sido parte de los avances legislativos para la construcción del Sistema de Justicia Indígena.

Los jueces mayas, asegura, se sienten satisfechos de haber contribuido en los avances en la legislación estatal para conformar el Sistema de Justicia Indígena, con la promulgación de la Ley de Justicia Indígena.

También con la traducción de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo a la lengua maya.

Con 21 años de resolver controversias de justicia cotidiana en la comunidad de Tixcacal Guardia, el juez tradicional, Ek Cituk, afirma que el sistema de justicia tradicional es eficaz y eficiente.

El magistrado Javier Reyes Hernández acompaña al juez Pedro Ek Cituk en la entrevista. Es puente de comunicación y entendimiento entre las comunidades mayas y diversos órganos estatales.

Junto con cinco consejeros indígenas (uno por cada centro ceremonial ma­ya) integran el Consejo de la Judicatura de Justicia Indígena, cuyas principales facultades son vigilar la actuación de los jueces y la magis­tratura.

Es responsable de supervisar la labor de los 17 jueces mayas establecidos en las comunidades de San Francisco, San Martiniano, Agua Azul, Tulúm, San Juan, Chan Chen I, Sahcab­Mucuy, Hondzonot, Yaxché, San Silverio, Yalchén, Pozo Pirata,Tixcacal Guardia, Señor, Yaxley, X­Yatil y Chumpón.

 

Quizá te interese: Anuncia AMLO consulta por Tren Maya en diciembre