Llegan por primera vez las piezas de Tissot

398

 

  • Exposición sobre la obra de Felix Tissot, ceramista francés que llegó a Taxco en 1956.

 

FRANCISCO MORALES/AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Por primera vez en un museo, los modernos y arriesgados diseños del maestro ceramista Felix Tissot, con toda la importancia que la tradición mexicana dejó en ellos, pueden ser admirados como piezas clave de la historia del diseño nacional.

Hasta ahora un secreto de conocedores y coleccionistas, la cerámica del artesano nacido en Marsella, Francia, pero afincado en Taxco desde la década del 50, da cuenta en el museo Franz Mayer de la destreza técnica de su autor y de la fructífera relación que emprendió con artesanos mexicanos.

Compuesta por 250 piezas, la exposición Felix Tissot, Lo eterno y lo moderno muestra las piezas con las que el autor conquistó los hogares, tiendas departamentales y hoteles de México y Estados Unidos, así como con su afamada línea Fantasía.

En ésta, su producción señera, Tissot (1909-1989) combinó el uso de formas modernas y caprichosas en loza de barro con el trabajo de los artesanos de Amayaltepec, Guerrero, con quienes colaboró estrechamente.

“Lo que es interesante en este momento que tanto se habla de apropiación cultural, y que si el artesano y el diseñador están trabajando y abusan, en México hay una larga, larga y sana tradición de colaboración entre artistas, arquitectos, diseñadores y artesanos que es parte de nuestra red creativa”, señala al respecto Ana Elena Mallet, curadora de la muestra.

Esta colaboración puede verse en gran parte de las piezas del ceramista, pertenecientes en su mayoría a la colección privada de su hija, Lone Tissot.

La exposición de sus vajillas y muebles se complementa con piezas de la colección de Ruth D. Lechuga con los referentes visuales de la tradición mexicana, sobre todo de la zona del Río Balsas, que lo inspiraron.

A partir de este miércoles, Felix Tissot, Lo eterno y lo moderno abre las puertas a la creación de un ceramista francés enamorado de lo mexicano.

 

Quizá te interese: Librerías, aliadas con la tecnología