Cautiva violista virtuosa en Nuevo León

465

 

  • La española Isabel Villanueva (izq.) dio cátedra en la viola en su presentación como solista con la Sinfónica de la UANL.

 

GABRIEL RANGEL/AGENCIA REFORMA

MONTERREY, N.L.- La viola como solista no es habitual en la literatura musical. Usualmente se le encuentra acompañada del violín en sinfonías concertantes, por lo que la experiencia de tener un par de obras para este instrumento resultó una singular y afortunada coincidencia en un concierto que ofreció la Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

Con la Sonata para la gran viola, en do menor, Op. 35 y “Harold en Italia”, de Niccolò Paganini y Héctor Berlioz, respectivamente, Isabel Villanueva dio cuenta de las posibilidades de este instrumento, a través de una sonoridad amplia, cálida, aunado a una precisión y expresividad plena.

Paganini también abordó los pasajes demandantes de virtuosismo con una solvencia contundente.

La Orquesta Sinfónica de la UANL, bajo la batuta de Jorge Mester como director huésped, realizó un acompañamiento encomiable. Nuevamente los arcos mostraron un lustre sonoro de mérito.

La ovación de los asistentes, que ocuparon dos tercios del Teatro Universitario, no se hizo esperar y la concertista española regresó para brindar de encore “Nana”, del ciclo de Siete canciones españolas, de Manuel de Falla. Aquí hizo cantar a la viola, imitando un cante jondo andaluz. La ovación se repitió.

En la primera parte del concierto, y continuando el motivo principal de la serie, se ejecutó la Quinta Sinfonía, en do mayor, G. 505, del italiano Luigi Boccherini.

En ella, destacaron los solos en los violines del concertino Daniel Dimov y de Raúl Sánchez, asimismo las intervenciones de Stefanie Lanzrein y Pablo Rosas en las flautas.

La dirección concertadora del maestro Mester fue en todo momento de un trazo claro, dando cuenta de su amplia experiencia y décadas en el podio.

 

Quizá te interese: Llega a Chetumal cine documental