NIDO DE VÍBORAS

194

 

Por: Kukulkán

¡JO JO jo! No sustituirá a Santa Clós, pero don Benito Juárez será muy dadivoso con los integrantes del Ayuntamiento que lleva su nombre, a quienes dará gratificantes estímulos aguinariales a fin de año.

DE TAL forma, los esforzados miembros del contingente de funcionarios que se dedican a gobernar el municipio que tiene a Cansu Canju como su cabecera, podrán liquidar algunas deudas y darse uno que otro gustito.

CON CHEQUES y depósitos entre seis y cinco dígitos por piocha, la plana mayor del Ayuntamiento podrá pasar una feliz Navidad y un próspero año nuevo con algo más que sidra y uvas, merecida recompensa a sus desvelos en favor de la sociedad.

POR EJEMPLO, la alcaldesa Mara Lezama y el síndico Heyden Cebada Rivas podrán disponer de más de cien mil pesitos para repartir entre la compra de regalos y el pago de sus tandas, compromisos que los han de tener muy preocupados.

Y ESO que la alcaldesa le quiso cambiar el nombre al municipio, pero el Benemérito de las Américas no es rencoroso y no hay fijón.

CON SEMEJANTE regalo, no es de extrañar que los puestos de alcalde, síndico, secretario privado del alcalde, secretario particular del alcalde, oficial mayor o secretario de Desarrollo Urbano sean de los más anhelados por quienes aspiran a ser parte de la nómina municipal que pagamos usted y yo.

LÁSTIMA QUE la economía y la ley no permitan extender el beneficio a todos los niveles, porque quienes se encuentran dos o tres peldaños debajo de los puestos más demandantes de la administración municipal, recibirán sólo una partecita.

POR LO visto, la Revolución que se celebra hoy no le hizo justicia a todos, aunque siempre nos quedará el desfile.

***

EN CAMBIO, a quien más que regalos le lloverán mentadas de menta es al presidente municipal de Othón P. Blanco por su pretensión de aumentar impuestos en la demarcación, tan demacrada en su economía.

DON OTONIEL Segovia defiende su propuesta argumentando que las arcas locales no dan para mucho, punto en el que hay concederle la razón. Pero ni modo, alguien tiene que hacer el trabajo sucio de subir los impuestos, una de las medidas más impopulares donde las haya.

TAN IMPOPULAR que los empresarios locales ya amenazan con meter amparos para poder negarse a pagar el incremento con la venia de la propia ley.

EL ESTIRA y afloja entre gobierno y ciudadanía de Chetumal no es nuevo, de hecho, es parte del paisaje social que desde hace tiempo impera en la capital del estado (aunque no sólo allí), donde el divorcio entre autoridad y población lleva bastante tiempo.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 273