Escala violencia contra mujeres en el estado

458

 

  • De enero a octubre de este año, en el estado se atendieron 24 mil 472 casos en llamadas de emergencia al número 911 por agresiones contra mujeres.

 

OMAR ROMERO / LAURA CRUZ

CANCÚN, Q. ROO.- De enero a octubre de este año, en el estado se atendieron 24 mil 472 casos en llamadas de emergencia al número 911 por agresiones contra mujeres.

La cifra da un promedio de 2 mil 470 llamadas de auxilio por mes registradas en el C4 de la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo, de acuerdo con un informe de la dependencia, solicitado por Luces del Siglo a propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora este lunes.

El reporte indica que la pareja o cónyuge, las ex parejas y los hijos, son los principales agresores contra personas del sexo femenino.

De los casos atendidos en el número de emergencias, 17 mil 531, es decir, 71 por ciento de las agresiones, son realizadas por el cónyuge o la pareja; con 2 mil 078, que representa 8 por ciento, en segunda posición se encuentra la ex pareja; y en tercer lugar, con mil 612, están los hijos.

Los hermanos tuvieron responsabilidad en 824 asuntos; 684 agresiones se cometieron por la madre o padre de la víctima. Otros (que no se especifica) con 488; otra relación 416; el novio(a) con 238 casos; desconocidos con 181; vecino(a) 129; también las madrastras o padrastros son señalados como probables responsables con 118; tío(a) 103 asuntos; con 101 casos el nieto(a), entre otros.

El informe expone que la violencia en pareja es la que más sufren las mujeres con 19 mil 612 asuntos, seguida de la violencia familiar con 4 mil 112 eventos; con 810 reportes la modalidad de violencia contra la mujer y con 238 hechos la violencia en el noviazgo.

En 2018 se registraron 92 homicidios contra mujeres, el más alto registrado en los últimos 29 años la entidad, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el informe, se detalla que de las 583 mil mujeres de 15 años y más que hay en el estado, 64.7 por ciento, es decir, 377 mil, ha enfrentado violencia de cualquier tipo y de cualquier agresor, por lo menos alguna vez en su vida.

El 42.7 por ciento ha enfrentado agresiones del esposo o pareja actual o la última a lo largo de su relación, y está más acentuado entre las mujeres que se casaron o unieron antes de los 18 años, que entre quienes lo hicieron a los 25 años o más.

El Inegi ha realizado en cuatro ocasiones la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh). Constituye el referente nacional y regional y ha sido fuente básica para el diseño y seguimiento de las políticas públicas para prevenir, atender, erradicar y sancionar la violencia contra las mujeres.

 

ACABAR CON ‘NORMALIZACIÓN’

Uno de los caminos para cambiar la situación de violencia en contra de las mujeres es derrumbar la normalización de ella. Se trata de que se denuncien los casos y nadie crea que agredir a personas del sexo femenino es algo que se debe tolerar.

Además, los servidores públicos que atienden este tema están obligados a conducirse con perspectiva de género.

Carolina Torres Saucedo, delegada en Benito Juárez del Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM), informó que existe un taller de capacitación relacionado con el Protocolo de Atención a Mujeres que sufren violencia.

Esto con el fin de que puedan identificarla, ya que en la mayoría de los casos está “normalizada”; una vez que logran detectarla, el siguiente paso es saber ante qué instancia pueden recurrir.

“Nosotros damos un acompañamiento legal en materia familiar; qué quiere decir esto, si tienen hijos y requieren de un juicio de alimentos, de guarda y custodia, nosotros les podemos llevar el juicio; llevamos una atención integral, con psicólogos, trabajador social y asesoría legal”.

Fany Chan, de la Coordinación de Atención a la Mujer de la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo, explicó la necesidad de hablar sobre aquellas formas de violencia que se dan y que no son catalogadas como graves.

Incluso, llegan a ser toleradas, como los chistes o comentarios misóginos.

 

Quizá te interese: ‘Somos dueños de nuestro destino’