NIDO VÍBORAS

413

 

Por: Kulkukán

BENITO JUÁREZ está que se revuelca de coraje en su tumba: el municipio que lleva su nombre, uno de los más importantes del país por albergar una de las joyas turísticas de México, es un relajo administrativo.

PARA EMPEZAR, el director de Protección Civil del Ayuntamiento anda malabareando la chamba tras comprobarse que su título académico es patito y que aquello de presentarse como “licenciado”, era nada más para darse caché entre los cuates.

EGRESADO DE la Universidad de la Vida, con diplomado de la Pontificia Universidad Santo Domingo, campus Ciudad de México, Antonio Fonseca León quiso demostrar con su ejemplo que se puede llegar alto en las aspiraciones profesionales sin apenas prepararse, que con saber manejar el Photoshop y tener los contactos adecuados se puede lograr plaza de lo que sea, hasta de maestro universitario.

LA FALTA de credenciales no significa que alguien sea incompetente para el desempeño de un trabajo, pero cuando la labor requiere de ciertos requisitos por tratarse de un cargo público que presupone el cumplimiento de la Ley, entonces su ausencia supone una descalificación inmediata. No se asume el mando de la Ley rompiéndola.

EL ASUNTO aquí es que entre más tiempo pasa sin que se limpie la mancha, más probable es que otras personas terminen salpicadas. En este caso, la contralora municipal Reyna Arceo y la directora de Recursos Humanos Nora Viviana Espinosa, quienes no revisaron u olvidaron revisar la documentación entregada por Fonseca León para que lo dieran de alta en nómina.

¿ACASO ESTARÁN esperando a que Toño Fonseca cobre aguinaldo para que no se vaya en blanco y pueda celebrar la navidad con pavo y romeritos? Lo cierto es que León no fue como se los pintaron.

***

SI TAN sólo las penas para Benito Juárez terminaran ahí…

PORQUE PARA mayor desencanto del oaxaqueño, una parvada de sacerdotes y líderes de culto, cultos e incultos, se reunió con la alcaldesa Mara Lezama para festejar el Día Nacional de la Oración.

QUE ASÍ como están las cosas, con tanto Jesús en la boca de tanta gente que quisiera sentirse protegido con algo que no sea un director de Protección Civil egresado del afamado Instituto Patrulla, no está de más aventar unos padres nuestros y aves marías por si surten efecto contra los maleantes.

LO QUE resulta irónico es que la muy piadosa reunión aconteció en la Plaza de la Reforma (¡jelouuu!), ante la vigilante mirada de piedra del Benemérito de las Américas, que no sabía si permanecer callado o bajarse del pedestal a repartir hostias.

LA PLAZA pública es sólo una plaza y cada quien puede reunirse donde le venga en gana, que por ello hay libertad de reunión en este país. Pero no deja de ser irónicamente chistoso que la Iglesia y el Estado, representados aquí por ministros de diversos negocios salvadores de almas y por la presidenta municipal, se hayan juntado a la sombra del impulsor de la separación entre ambos para escuchar sermón desde el muy laico púlpito montado en el escenario. ¡Amén!

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 276