Otorgó Peña Nieto concesiones para taxis acuáticos en Cozumel

336

 

 

MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Un mes antes que concluyera el gobierno de Enrique Peña Nieto, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes otorgó seis concesiones a la empresa Ultramar para operar un servicio de taxis acuáticos en Cozumel.

Para obtener los permisos del proyecto que permaneció detenido desde 2013, la Naviera Magna S.A. de C.V. hizo creer a los cozumeleños que con las embarcaciones reactivaría la actividad económica de la zona centro mediante el acercamiento de cruceristas, cuando en realidad los llevará a Playa del Carmen, acusó Ramón Escalante, ex regidor isleño.

Las autorizaciones de la Dirección General de Marina Mercante dieron una vigencia de seis años para operar seis embarcaciones, a las que se sumaron otras tres, dos con la mitad de tiempo autorizado, expedidas en el presente año, de acuerdo a los permisos de la Dirección General de Marina Mercante, cuya copia tiene Luces del Siglo.

Los taxis acuáticos que empezarían a funcionar el próximo domingo 1 de diciembre, cubrirán dos nuevas rutas que contendrán paradas intermedias. La primera irá del Muelle San Miguel y, la segunda, de Puerta Maya, en la Isla de las Golondrinas, hasta llegar ambas al muelle de la avenida Constituyentes, en Solidaridad. El trayecto será de ida y vuelta, con paradas en los muelles Aldora, SSA México, Puerto Maya y San Miguel.

Ramón Escalante insistió en que el nuevo transporte marítimo afectará la economía de las familias isleñas, especialmente a los trabajadores de más de 700 taxis registrados, pues reiteró que la idea original se perdió con información poco clara.

El destino final que tendrá el recorrido de las embarcaciones será el municipio vecino de Solidaridad. “Realmente no estarían llegando al centro de Cozumel sino es para cruzarlos hacia Playa del Carmen”.

Incluso, comentó, la empresa Xcaret mediante barcos propios estará canalizando a personas que arriben a los muelles de cruceros internacionales hacia sus parques, pues también cuenta con los permisos de muelle.

Los hoteleros en la Riviera Maya y Cancún, agregó, han manifestado su oposición a que atraquen los cruceros internacionales en territorio continental, como se pretendió hace unos días en Puerto Morelos. La inconformidad se manifestó en una amenaza de realizar una “cadena humana” para impedirlo.

En Cozumel, restauranteros, comerciantes, taxistas, navieros, caleseros, sindicatos y empresarios convocaron a una marcha para expresar su descontento contra el monopolio de lo que llamaron “empresarios voraces”. Según una convocatoria que compartieron de manera digital, la protesta recorrerá de la Av. Rafael Melgar al Malecón, el próximo domingo. El punto de reunión será Playa Casitas, a partir de las 11:00 horas.

“La pregunta es… ¿para qué atracan los cruceros en Cozumel si sus pasajeros van al macizo continental, a los parques Xcaret o al municipio vecino de Solidaridad?”, cuestionó el ex regidor.

Con la entrada en operación de los taxis acuáticos, la derrama económica se quedará en muy pocas manos fuera de la isla. A ello, se suma la entrega de placas federales para vehículos terrestres que van por cruceristas a muelles internacionales, con la consecuente molestia de taxistas, argumentó.

Por su parte, la diputada federal Adriana Teissier acusó a la empresa Ultramar de incurrir en prácticas monopólicas. La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), dijo, tiene la obligación de investigar y sancionar pues el crecimiento de la naviera se debió a la inversión que hizo y al “sacar del mercado a sus competidores”.

Los más afectados son los habitantes locales que deben trasladarse de la isla a tierra firme, lo cual no está regulado como “servicio de interés público”, razón por la cual las navieras pueden mover las tarifas libremente. “Dejaría de ser un servicio voluntario para convertirse en necesario para la gente”. Para cambiar las cosas, ingresó una iniciativa de Ley en el Congreso de la Unión.

La legisladora se refirió también al estudio de competencia económica para evitar prácticas monopólicas que realiza la Cofece, cuyo procedimiento requiere emitir una declaratoria e investigar para sustentar una eventual sanción. “Lo que nos ocupa en este momento, lo que es la molestia principal es el incremento de la tarifa para cruce de barco que se duplicó para la gente local”.