Exhortan a las nuevas generaciones preservar los cocodrilos y hacer buen uso de cada ejemplar

376

 

  • Se han aprovechado a cerca de 80 mil cocodrilos, los cuales además de la piel, se comercializa la carne y grasa.

 

LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.- El rancheo de cocodrilos ha permitido concientizar a las nuevas generaciones a que cuiden su entorno y aprovechen de manera sustentable las especies, y a su vez, hacer uso legal, trazable y aprovechable de cada ejemplar.

Rolando Coral, gerente de la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) Intensiva Cocodrilia, dio a conocer que en Quintana Roo hay una demanda importante de pieles, sin embargo, consideró que todavía no hay esa fluidez de productos hacía la entidad.

“Es por eso que se está haciendo esta sinergia con el rancheo en las comunidades para abastecer la demanda”.

Hasta ahora, el suministro de la granja Cocodrilia se va al centro del país, en el caso de la piel, se procesa y se distribuye para los sectores que alcance.

“En Quintana Roo existe una granja madre que es Cocodrilia y existen cerca de seis registros de vida libre de los ejidos que conforman una red que se está haciendo bajo el programa de rancheo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), gobierno del estado y Cocodrilia”.

Los registros de granja de vida libre permiten tener huevos de vida silvestre, para que los ejidatarios los incuben, las críen y las vendan a la granja madre.

Rolando Coral explica que este proyecto no atenta contra la vida de los cocodrilos, ya que la tasa de aprovechamiento es noble, puesto que sólo 50 por ciento de la vida silvestre se extrae, mientras que el 50 por ciento restante se deja en los espacios para su cuidado.

“Año con año se hace un monitoreo que los mismos ejidatarios hacen para corroborar que las poblaciones de cocodrilo estén estables”.

 

Primera comunidad

 

Aunque el proyecto de la granja Cocodrilia comenzó hace ocho años, apenas en 2017 el ejido Chacchoben se convirtió en la primera comunidad autorizada para operar una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA), dedicada al aprovechamiento sustentable del cocodrilo de pantano a través de la colecta de sus huevos o rancheo.

Su primer aprovechamiento fue con apego al Protocolo de Rancheo para el cocodrilo de pantano y en este tiempo se han aprovechado a cerca de 80 mil cocodrilos, los cuales además de la piel, se comercializa la carne y grasa. En sí cada cría se aprovecha en su totalidad.

En Quintana Roo, la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (Sedarpe) también apoyó su aplicación, donde el ejido Chacchoben se comprometió a conservar cuatro mil 686 hectáreas del ecosistema local para mantener poblaciones saludables de cocodrilo de pantano y de al menos otras 563 especies de fauna y flora silvestres.

 

Quizá te interese: Destinan más de 48 millones de pesos a partidos políticos en Quintana Roo para 2020