NIDO DE VÍBORAS

375

 

Por: Kukulkán

EL AYUNTAMIENTO de Benito Juárez hizo una advertencia a los transportistas que abusan de la gente en Cancún, de volver a montar operativos en su contra si rompen los acuerdos alcanzados para que den mejor servicio

LA AMENAZA, que a estas alturas parece más bien un asunto de fachada ante la opinión pública para dar la impresión de que se está haciendo algo, debe tener muy asustados a los choferes de autobuses y urvans, cuyas unidades corretean a sus anchas sin importar lluvia, truenos o fuego.

SE TRATARÍA del enésimo operativo para meterlos en línea por medio de multas, arrastres, suspensiones y otros castigos, estrategia que ha probado su inefectividad a lo largo de varias administraciones.

¿PODRÁ EL actual gobierno local lograr lo que tantos otros antes han prometido sin mayor resultado? Consejo: procure no reírse muy fuerte.

***

EL VIEJO priismo al rescate. Ya que las nuevas corrientes y las jóvenes promesas no han dado el ancho, los antediluvianos pilares del PRI en el estado acuden a tratar de salvar la nave y de paso su reputación.

EL FIN de semana se realizó el registro de candidatos a la dirigencia estatal tricolor, una puesta en escena que recurrió a las conocidas estrategias de antaño como la candidatura única y el respaldo de personalidades “históricas” del partido, como los ex gobernadores Jesús Martínez Ross, Joaquín Hendricks y Félix González Canto, que si Betito Borge no estuvo fue porque no le dieron permiso de ausentarse de su retiro en Morelos.

DE TAL forma, todo apunta a que el “nuevo PRI” de Quintana Roo será dirigido por Candy Ayuso y José Alberto Alonso, fórmula láctea con todas las vitaminas y minerales que el raquítico tricolor necesita para recuperar su antiguo músculo. O al menos eso es lo que seguramente presumirá la publicidad durante su campaña.

EN RESUMEN, se acabaron los experimentos. Un par de días antes de navidad, el Revolucionario Institucional “estrenará” dirigencia, cuya principal encomienda será sacar al buey de la barranca.

***

COMO EL plan de austeridad republicana no consideraba que el municipio de Benito Juárez arrastra récord negativo en demandas laborales perdidas que dejan enorme hueco en los bolsillos del Ayuntamiento, el síndico propone crear un fondo para tener de donde echar mano para pagar.

LA VAQUITA, que según Heyden Cebada Rivas debería ser de unos 60 milloncitos de pesos, da idea del desastre económico que cada gobierno le va endosando al siguiente, que llega con poco margen de maniobra a tratar de cumplir sus promesas.

MÁS QUE repartir culpas, la pregunta es si algún día este municipio, uno de los que mayores ingresos genera al estado y al país, podrá tener sus finanzas sanas.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 280