Genera la ‘magia’ controversia

378

 

  • La práctica de la magia, sea blanca o negra, genera controversia entre quienes la usan o practican.

 

CARLOS RIVERA 

CANCÚN, Q. ROO.- La “magia blanca” o “liturgia mágica” se basa en prácticas que realizan algunos brujos a partir de una fuente de energía para -supuestamente- incrementar el bienestar en alguna persona con problemas como el estrés.

Existen diversas opiniones sobre este tópico, desde las más negativas hasta las positivas, ya que desde una perspectiva doctrinal o desde un credo religioso, al acudir a estas prácticas paganas se estaría atentando contra la voluntad de Dios.

La Iglesia Católica, por ejemplo, ha condenado siempre, de forma explícita e incontrovertible, la magia y todas sus prácticas ; por ejemplo, el Concilio de Orleans (511) y el IV Concilio de Toledo (633) prohíben el uso mágico de la astrología.

La Constitución de Pío IV Dominici Gregis Custodiae (1546) y la Carta Encíclica del Santo Oficio (1856) alertan contra la evocación de las almas de los difuntos; el Responso del Santo Oficio (1917) prohíbe asistir a las sesiones espiritistas.

Algunas personas que practican estos ritos hacen la diferencia entre la magia “buena” y la magia “mala”.

Los primeros argumentan que ayudan a buscar la prosperidad, integridad y el desarrollo físico y mental de la persona en conexión con el espíritu, a costa de la voluntad personal, sin perjudicar a nadie.

Los segundos explican que practicar la magia negra si implica una afectación directa o indirecta para un tercero.

La mayor cantidad de servicios de brujería que se ofrecen en Quintana Roo es en Cancún a través de internet; entre ellos predominan los “amarres” para parejas, “limpias” espirituales y conexión con los espíritus de familiares.

Patricio Sánchez, un brujo de magia blanca proveniente de Veracruz y residente de Cancún por más de 5 años, confirma la necesidad de ciertos amuletos para la iniciación de un ritual, como los cuartos, las lociones e información específica del objetivo de la persona.

Esto, porque cuando un cliente decide hacer un trato con él, solamente se realiza el procedimiento solicitado y en caso de querer profundizar más en un asunto espiritual, es necesario el consentimiento de manera verbal por parte de la persona intervenida con la magia.

“La mayoría de personas que me visitan vienen con el propósito de obtener un beneficio y, obviamente, creen tanto en la suerte como en la energía espiritual, ya que al no ser creyente de rituales espirituales es muy difícil que resulte algún efecto.

“Me apoyo mucho de ciertos objetivos; por ejemplo, los cuarzos y herraduras son muy eficientes para la suerte y para atraer la buena vibra y para alejar a la mala, porque para una persona que carga con energías negativas le es muy difícil desempeñar sus tareas diarias como trabajar. Eso afecta la comunicación con su familia”.

Patricio agrega que los cancunenses se involucran mucho en los temas espirituales, ya que al ser una ciudad con demasiado trabajo en el turismo, existe la proliferación de energías negativas por el estrés.

Al llevarlas al hogar, dañan la estabilidad emocional y espiritual de los integrantes de la familia, debido a que si un individuo se contagia de mala vibra este contagiará a sus seres queridos, rompiendo el equilibrio familiar.

El brujo argumenta que la mayor presencia de magia “negra” y “blanca” se concentra en el sureste y en el centro del país, sobre todo en Catemaco y Ciudad de México, ya que ahí existen tanto aprendices de esta disciplina como distintos artículos para realizar liturgias.

 

Quizá te interese: Detienen a presunto feminicida en municipio de Benito Juárez