Implicaría Tren Maya expropiaciones en Quintana Roo

682

 

  • Una de las principales preocupaciones de pobladores de zonas donde se perfila la obra ferroviaria es lo que pasará con sus tierras.

 

FELIPE VILLA

CANCÚN, Q. ROO.- El trazado del Tren Maya por Quintana Roo “generará ajustes en zonas donde no existe derecho de vía para el transporte de mercancías” y serán las de “mayor riesgo de expropiación”.

Estas zonas se encuentran en los municipios de Tulum, Felipe Carrillo Puerto y Bacalar, de acuerdo con un estudio del grupo de cartógrafos de GeoComunes.

Según el documento, en igual circunstancia se encuentran zonas de los municipios de Mérida, Yucatán; y Campeche, Campeche.

Esa información es la que pueblos indígenas reclaman en las asambleas informativas que lleva a cabo la administración federal previo a la celebración de la consulta ciudadana prevista para el 15 de diciembre.

En los cinco municipios de los tres estados se concentrarán los “mayores impactos socioambientales”, consideran los especialistas en cartogafía de conflictos.

Tales polos de desarrollo se financiarán mediante el esquema del Fideicomiso de Infraestructura y Bienes Raíces (Fibra), que hace “socios” del megaproyecto a los dueños de la tierra. La construcción de estas estaciones prevé también un “reordenamiento territorial”.

En Quintana Roo, además, la construcción del Tren Maya estará acompañada de otros ocho proyectos complementarios de movilidad: ampliación de la carretera Tulum-Bacalar, instalación de cinco líneas de transporte urbano, desarrollo de una línea turística de transporte y reconstrucción de carreteras hacia zonas arqueológicas.

Titulado “Tren Maya Como Nueva Infraestructura de Articulación de los Capitales Agroindustriales y Turísticos Inmobiliarios en la Península”, el estudio señala que el trazo “retoma la lógica espacial de los ejes troncales incluidos en el proyecto “México 2030”.

Es decir, se trata de un plan de articulación de esta región similar al de autopistas de cuota que impulsó el gobierno de Felipe Calderón.

“La principal diferencia entre ambos proyectos es el tránsito hacia una red ferroviaria que permite disminuir aún más los costos de traslado de mercancías”.

Para la estación de Playa del Carmen se prevé la reubicación de 98 viviendas y una subestación eléctrica, así como la recuperación del derecho de vía invadido por 102 construcciones.

Con respecto al patrimonio histórico y cultural, de los 3 mil 657 sitios ubicados en la Península, mil 288 se encuentran a menos de 10 kilómetros de las vías de lo que será el Tren Maya.

Sin embargo, las afectaciones a este tipo de patrimonio podrían ser mayores a lo previsto en Quintana Roo y Campeche. Lo anterior porque en estas entidades casi no hay estudios ni excavaciones, aunque se sabe que contaron con asentamientos mayas importantes.

“La experiencia acumulada con los proyectos de trazado de carreteras permite concluir que es muy probable que los trabajos del Tren Maya saquen a la luz una cantidad importante de nuevos descubrimientos arqueológicos”.

 

Quizá te interese: Consolidan proyecto y aseguran viaje a Perú