Cancún, una ciudad fracturada; la gente no se la pasa tan bien y la urbe no funciona bien

649

 

ELMER ANCONA

 

CANCÚN, Q.ROO.- Cancún tiene una historia muy compleja, demasiado intensa; cuando se fundó hace 49 años, todo el proyecto integral funcionó bien, se creó un modelo turístico que le cambió la vida a Quintana Roo, asegura Fernando Martí, cronista de la ciudad.

“Hoy tenemos una ciudad fracturada y disfuncional en muchas cosas, donde las condiciones de vida de la población no son las que pensaban los creadores, donde la gente no se la pasa tan bien y, hay que decirlo, donde la ciudad no funciona bien”.

Para el historiador, Cancún es una ciudad que tiene muchas cosas malas, como el tráfico, la contaminación, la degradación social, alcoholismo, pobreza y desintegración familiar. “Mucha gente sigue viviendo en condiciones precarias”.

Considera que lo propuesto hace años por la gente del Banco de México (BM), del Fondo para la Promoción de la Infraestructura Turística (Infratur) y del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) fue acertado.

El lado oscuro de la moneda, es que a los fundadores se les olvidó construir una ciudad que recibiera los beneficios del centro turístico.

El cronista advierte que, a casi 50 años de haber sido fundada, la prioridad de las autoridades municipales es cerrar esa brecha que existe entre la bonanza de la Zona Hotelera y la precariedad de la ciudad.

“Eso no quiere decir que no haya nada que festejar, hay que celebrar porque Cancún, a final de cuentas, es un éxito para Quintana Roo y para todo México”.

Fernando Martí recuerda que hoy en día, sin duda, los cancunenses tienen una ciudad de marcadísimos contrastes.

Hoy Cancún tiene tres rostros: el de la Zona Hotelera, el de la ciudad planeada por Fonatur y también el de los asentamientos espontáneos, como la colonia Puerto Juárez que en aquella época cobijaba a 60 mil habitantes con sus 35 mil viviendas.

“Más de la mitad de la ciudad de Cancún vive en lo que alguna vez fueron esos asentamientos; ese es el verdadero Cancún, el de la población más populosa. Es cierto, la Zona Hotelera también es verdadera y auténtica”.

 

¿Cómo se sienten los cancunenses por cumplir 50 años como ciudad?

 

Yo siento que las cosas se están calentando, hay una animación, hay entusiasmo en la gente porque es una efeméride muy especial, celebrar 50 años de vida en estas condiciones.

Están muy activas las redes sociales; hay páginas que han surgido con fotografías antiguas de Cancún; Pioneros tiene sus recuerditos, de repente los sube a sus páginas. Estamos descubriendo fotografías que no sabíamos que existían.

Cincuenta años de vida para una ciudad son pocos, apenas son cinco décadas, pero en Cancún el proceso ha sido muy intenso, muy rápido, y de una aldea de pescadores que era Puerto Juárez, con 117 habitantes, se convirtió en esta mancha urbana que tenemos hoy, de casi un millón de personas. Es sorprendente.

El cronista de la ciudad, en el cargo desde hace 27 años, plantea que la población ha crecido de manera exponencial, que lo rico es que Cancún tiene gente de varios estados, mayoritariamente de Yucatán, Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz y Ciudad de México.

Explica que hay cancunenses de las 32 entidades del país, de 70 diferentes países, es decir, Cancún es un mosaico, una mezcla cosmopolita, una cultura muy rica con gente que aporta sus conocimientos y sus raíces, que la convierte en una ciudad divertida y amena.

“Hay gente que se queja y dice que no tenemos identidad, bueno, lo que pasa es que tenemos una identidad múltiple, o sea, somos una ciudad hecha de muchos materiales, pero con el tiempo iremos afianzándonos y creando nuestra propia identidad”.

Cuando se le pregunta por qué muchas personas no originarias de la ciudad, que arriban de otras partes, se sienten “orgullosamente cancunenses”, Fernando Martí responde: “Porque esta ciudad les ha ofrecido, además, de trabajo, una identidad”.

“Todo el mundo aquí tiene dos fechas de nacimiento, el año que nació y el año que llegó a Cancún; no es una cosa que se olvide tan fácilmente; es como el nacimiento a otra vida. Creo que eso nos identifica a los cancunenses”.

 

¿Qué propones para los festejos de aniversario?

 

Yo formo parte del Comité, y en una sesión propuse hacer un calendario, subirlo a internet para que la gente sepa lo que va a pasar con estos festejos, hacer algo para que no se amontonen las fechas.

Uno de mis temores es que todo el mundo vaya a hacer su evento el 20 de abril (fecha de la fundación) o alrededor de ese día, porque el aniversario de Cancún es todo el año.

Lo que sí hay que cuidar es que no se hagan todos los festejos el 20 porque tendríamos una agenda apretada y no podríamos hacer bien las cosas; es importante que el Comité Municipal ordene las actividades para que comiencen desde enero y terminen en diciembre.

Se propuso la idea de que el 15 de diciembre se cierre el calendario oficial pero eso será imposible porque surgir iniciativas posteriores.

“Vienen muchas cosas, no te puedo decir cuáles porque las desconozco; el Ayuntamiento instaló un Comité Organizador en agosto y se reunió hace poco, en noviembre; hace un calendario de eventos pero no lo ha dado a conocer. No conocemos los planes todavía”.

El cronista de la ciudad refiere que está escribiendo un nuevo libro que se refiere a este aniversario, pero así como él, mucha gente está preparando sus propios libros; tal es el caso del Colegio de Arquitectos, de la Asociación de Fundadores de Cancún o del Colegio de Ingenieros.

“Vamos a tener por lo menos media docena de libros sobre Cancún, es la mejor manera de crear la memoria histórica de la ciudad, pero no tenemos un calendario preciso de lo que va a suceder”.

 

El gobernador recordó a Mara Lezama que falta mucho por hacer por Cancún…

 

“Desde el poder, si eres presidente municipal o gobernador, debes estar preocupado por lo que le pasa a la ciudad, porque la Zona Hotelera funciona con eficiencia y no requiere tantos apoyos como los de la ciudad real, la de carne y hueso. Me parece una declaración muy congruente la del gobernador Carlos Joaquín González”.

Coincide en que permanece en el olvido toda esa gente que vive en esta parte de la ciudad, en las diferentes super manzanas o regiones, la gente que se traslada todos los días a la Zona Hotelera a dejar su esfuerzo, sus conocimientos, su entrega diaria. Por eso la visión de “los dos cancunes”, radicales.

Si un presidente municipal o gobernador me preguntara -cosa que no han hecho- qué se nos está escapando, qué debemos hacer por esta ciudad, yo propondría el Museo de la Ciudad de Cancún o Museo de la Fundación.

Hay muchos elementos con los que se fundó la ciudad, proyectos, planos originales, fotografías, testimonios de los pioneros, algo con lo que muy pocas ciudades cuentan.

“La construcción de Cancún fue una hazaña comunitaria en toda la extensión de la palabra, donde hubo participación de la gente, la labor de los colonos y de los que fueron llegando.

“Nosotros tenemos todo ese material y podríamos hacer, si no un museo de clase mundial, si uno interesante que rescate nuestra memoria histórica”.

Fernando Martí plantea que ahora se cumplirán 50, pero dentro de 500 años todos los que han vivido estas décadas serán los colonos, los pioneros, los que llegaron a construir este desarrollo turístico.

 

¿Hace falta un zócalo capitalino, una plaza central moderna que reúna a los cancunenses?

 

La idea del zócalo fue herencia de los españoles, con ordenanzas que decían cómo fundar las ciudades; les gustaba juntar la plaza de armas, la iglesia o catedral y el palacio de gobierno.

Las plazas eran un punto de encuentro para la población porque comúnmente se establecía ahí el mercado, algunos portales, había incluso viviendas de la gente acaudalada y poderosa.

En el caso de Cancún persiste el concepto de que frente al Palacio Municipal debe haber un espacio abierto, una amplia plaza, que en este caso es la Plaza de la Reforma. Aquí tiene una lógica más política que de convivencia.

El Parque de las Palapas tiene esa función, la de ser un punto de encuentro; hubo un par de proyectos para mover Palacio Municipal al llamado “ombligo verde” o al Malecón Tajamar, pero fueron fallidos.

No se si sea importante mover la plaza porque es simbólica, llevamos años celebrando ahí El Grito. No estoy del todo seguro.