NIDO DE VÍBORAS

258

 

Por: Kukulkán

PREPARE LOS rosarios y el agua bendita: si el chamuco no se opone, el cabildo municipal de Benito Juárez aprobará un punto de acuerdo para que el tercer sábado de noviembre de cada año sea declarado como Día Municipal de la Oración.

LA DECLARATORIA, que suponemos deriva del buen éxito que tuvo la rezadera d días pasados en la Plaza de la Reforma con la estatua del Benemérito como testigo laico, busca afianzar los buenos oficios de tantas congregaciones que se dan cita en Cancún, zona de caza de almas descarriadas.

DE TAL forma, cada año tendremos, más o menos al mismo tiempo que el Buen Fin, una especie de kermés en la que cada Iglesia montará su stand para mostrar las bondades de sus productos.

Y QUÉ bien que así sea, porque, la verdad, la oración se ha vuelto un artículo de uso cotidiano en nuestra ciudad: oramos al salir de casa, al subir al impredecible transporte público, al comprar en el supermercado, al cruzarnos con alguien en una calle solitaria, al abordar un taxi…

***

DICE LA autoridad municipal ‒que por eso es la autoridad municipal‒, que la corrida de aniversario de la Plaza de Toros de Cancún no va, pese a que los promotores siguen dándole publicidad al festejo y los boletos continúan disponibles.

DE ACUERDO con la secretaría general del Ayuntamiento de Benito Juárez, la semana pasada dio aviso oportuno al empresario Jorge Ávila Garibay de que su cartel no podría ser por no contar con los permisos necesarios.

DICHO DE otro modo, los fans de Pablo Hermoso de Mendoza tendrán que esperar para ver al diestro en esta plaza, porque pese a la negativa oficial, lo más probable es que el asunto no se vaya a quedar así y vuelen algunos capotazos a ambos lados del ruedo.

ENTRE TANTO, los estresados toros quedarán con el mu en la boca en lo que se resuelve su situación laboral…

***

TENGA SU pilón. La federación sacó la cartera y abonó 100 millones de pesos extra al presupuesto asignado para Quintana Roo, que verá pasar su estimado de 35 mil 193 millones de pesos, a 35 mil 293 millones.

PERO NO se ilusione, que a estos niveles 100 millones adicionales son una bicoca comparados con las necesidades del estado, que vaya que son bastantes.

¿PARA QUÉ sirve la lana extra? Un centenar de millones de pesos alcanza para algunas obras públicas, quizá algo de equipamiento por aquí y allá, para pagar algunos pendientitos y poco más.

PARA PONERLO en perspectiva, es como ir a la tiendita con seis pesos en vez de cinco: su capacidad de compra habrá aumentado pero no le alcanzará para mucho.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 282