Engañó Aguakan a isleños

207

MARCO ANTONIO BARRERA

ISLA MUJERES, Q. ROO.- Por incumplir acuerdos, plazos, así como con la calidad en la construcción del sistema de drenaje en Punta Sur de Isla Mujeres, el Ayuntamiento amenazó con cancelar la concesión del servicio de agua potable y alcantarillado a la empresa Aguakan.

La inconformidad estalló el pasado jueves 5 de diciembre cuando el pleno del Cabildo señaló a los directivos de la empresa la serie de “gravísimas afectaciones” y daños al patrimonio municipal ocasionados por las obras deficientes en un tramo de 5.4 kilómetros de vía pública, impactando a su vez la imagen turística de este destino.

La amenaza de cancelación vino después de que Aguakan no sólo rompió comunicación sino hasta se “burló” y “engañó” al gobierno municipal al hacer caso omiso a los llamados para corregir las deficiencias, según denunció el alcalde Juan Carrillo Soberanis.

Ante el director general de la empresa, Roberto Enrique Robles, los miembros del Cabildo hicieron un recuento de las fallas e incumplimientos en que incurrió Aguakan y que desataron el malestar de las autoridades y la amenaza de iniciar el procedimiento para retirar la concesión en materia de prestación de los servicios públicos de agua potable, alcantarillado, saneamiento y tratamiento de aguas residuales otorgada el 20 de octubre de 1993, con vencimiento al 31 de diciembre de 2023 y cuyo plazo fue ampliado por 30 años más hasta el último día de 2053.

José Nivardo Fernández, director general de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, explicó al Cabildo y al directivo que el incumplimiento ocurrió con la instalación de drenaje sanitario a lo largo de la Avenida Perimetral, hasta la glorieta Ramón Bravo.

Según el funcionario, los responsables no abrieron tramos de 200 a 300 metros como se había acordado sino que destruyeron toda la vialidad del tramo autorizado, al romper 5 mil 456.87 metros de piso de rodamiento con afectación a la circulación vial y al tránsito peatonal durante cinco meses.

El proyecto de obra contemplaba también la rehabilitación de 2 mil 460 metros cuadrados de asfalto, pero los daños ocasionados en la ejecución de las obras fueron superiores y perjudicaron todo el piso, con el riesgo latente de registrarse hundimientos cuya rehabilitación no se garantiza con un simple bacheo, indicó el funcionario.

Sobre este particular, recordó que la autorización municipal estableció como condición que los daños ocasionados a calles o vialidades deberían repararse, además de que la empresa se comprometió a reubicar registros de drenaje en caso de requerirse, no cerrar el paso de vehículos en los dos sentidos de manera simultánea y dejar la calle y banqueta en las mismas condiciones que se hallaban al momento de iniciar la obra.

Al directivo se le recordó que el municipio actuó de buena fe al otorgar con premura la anuencia en donde se precisaron tiempos de desarrollo, sin mediar documentación, planos ni cronograma del proyecto.

Por ejemplo, en la autorización de las obras se consideró el cierre del carril derecho del flujo vehicular de la avenida, de norte a sur, pero se perjudicó toda la vialidad y se impidió el paso de vehículos, sin tomarse las medidas necesarias.

En el proceso, agregó, se incumplió con la colocación de señalética y medidas de seguridad necesarias que provocó accidentes vehiculares y, lo cual, fue un reclamo constante que recibió el Ayuntamiento.

Finalmente, Fernández Martínez recriminó al director general de Aguakan que la obra fue autorizada para iniciar el 14 de junio y terminarse el 30 de noviembre pasado, pero hasta la fecha sigue inconclusa.