Casos contados: hostigamiento y acoso sexual

250

 

  • Cuando al oficial mayor del gobierno del estado, Manuel Alamilla Ceballos, se le pregunta si se han presentado casos de acoso u hostigamiento sexual en esta administración, responde que sí.

 

CANCÚN, Q. ROO.- Cuando al oficial mayor del gobierno del estado, Manuel Alamilla Ceballos, se le pregunta si se han presentado casos de acoso u hostigamiento sexual en esta administración, responde que sí, “pero han sido contados”.

Recuerda que hay una política pública establecida por el Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM), para potenciar la protección de la mujer trabajadora, a través del diseño de protocolos de actuación.

“Más allá de que la víctima pueda recurrir a instancias judiciales, nosotros tenemos que garantizarle un ambiente libre de violencia, tenemos que captar la denuncia, darle seguimiento y llegar a la resolución”.

El protocolo fue terminado, y con el financiamiento que se obtuvo del Instituto Nacional de las Mujeres (INM) se turnó al IQM para su revisión y análisis.

Ahora se está detallando el borrador de otro protocolo que tiene que ver con casos de discriminación laboral al interior de la administración, otro tema importante.

Aún más, está pendiente el protocolo de estrés laboral, cimentado en la normatividad. “Un gobierno de avanzada tiene que pensar en todo eso”.

 

¿Hay casos registrados de esas denuncias?

 

“Sí, pero han sido turnados al IQM; te puedo decir que son tres o cuatro casos pero no de acoso sexual, sino (presuntamente) de hostigamiento laboral, de malentendidos”.

El oficial mayor explica que a veces se acusa a los jefes de manera desproporcionada por tareas que se pide al subordinado; eso amerita una reparación de daño, ya que de alguna manera está involucrada la imagen de la persona, la familia, la integridad personal.

Por lo tanto, hay que analizar cada caso a detalle, siguiendo los protocolos adecuados; es aquí donde el IQM asesora y valora lo que procede, pensando en el bienestar del personal involucrado.

Añade que cada año aplican una encuesta de clima laboral, preguntan si se han tenido casos de acoso u hostigamiento sexual, se presenta a los integrantes del gabinete, se ofrece un reporte por área de trabajo para que comiencen a reparar los daños.

“Hemos tenido casos de hombres y de mujeres que pretenden ingresar a la administración pública a través del Servicio Profesional de Carrera que tienen alta incidencia de acoso y hostigamiento sexual.

“Si nuestro sistema lo detecta por una serie de preguntas que se les hace, sentamos a los concursantes y les decimos que no pueden continuar con el concurso. Preferimos poner un freno antes de tiempo. Una de las características del servidor público es que no sea un violentador”.

 

Quizá te interese: Muestra Profeco ‘quién es quién’ en remesas