‘No estamos comunicando adecuadamente’

282

 

  • Estamos seguros de estar haciendo un buen trabajo, hay buenos resultados

 

CANCÚN, Q.ROO.- A poco más de tres años de gestión, el oficial mayor del Gobierno del Estado, Manuel Alamilla Ceballos, asegura que el gobernador Carlos Joaquín González y su equipo de trabajo están haciendo un buen trabajo.

No obstante, en un afán de autocrítica, admite que falta mucho por hacer para cumplir con las expectativas de los ciudadanos, quienes exigen mejores servicios y más vida democrática.

“Estamos seguros de estar haciendo un buen trabajo, (pero) también estamos seguros de que no lo estamos comunicando adecuadamente; eso te lo podría decir como autocrítica, tenemos que avanzar en comunicar a la ciudadanía lo que estamos haciendo, el fondo de las cosas que estamos trabajando y hacia dónde vamos como gobierno.

“Creo que hay buenos resultados, (pero) nos hace falta comunicarlo más, nos hace falta participar más con la ciudadanía para cerrar una administración que es de trance”.

El oficial mayor, responsable de vigilar que prevalezca el orden y la armonía interna dentro del gobierno estatal, reconoce que no van a poder cumplir con todas las expectativas sociales, aunque sentarán buenas bases siempre y cuando la gente se involucre y trabaje más con su gobierno, y si hay más actores sociales participando.

Advierte que un gobierno necesita ser mucho más democrático, vinculando a la sociedad civil en su quehacer cotidiano.

 

Es bueno ser autocrítico, sobre en un gobierno…

 

“Si a tres años no somos autocríticos ¿Cuándo? Cuando termine la administración no tiene ningún sentido; la autocrítica tiene que ser constante y dura, porque la ciudadanía es mucho más dura para evaluar”.

La ciudadanía debe comprender que quizá haya cosas que llevan más tiempo para resolver; que hay retos que requieren de su ayuda, de su complemento; la gente necesita ver lo que hace su gobierno para que ayude y entienda hacia dónde se conduce el barco. Esa parte es importante.

Manuel Alamilla recuerda que Quintana Roo es un estado diverso, que Cancún es una ciudad cosmopolita, con una dinámica social impresionante y una vivencia distinta.

Recalca que cada municipio tiene particularidades y son diferentes; como estado hay prioridades y la desigualdad es el tema que más “pega”; el acceso de oportunidades es reto de todos. “Tenemos que conjuntar esfuerzos, norte y sur, para abatir la desigualdad”.

“Las audiencias del gobernador tienen mucho ese sentido: palpar la sensibilidad de la sociedad y sus necesidades, monitorear el sentir social; sabe que el estado no es igual y que en cada municipio hay diversidad social, cultural, de desarrollo económico, de intereses propios. Es importante entender las necesidades de cada municipio para darles solución”.

En el caso específico de la Oficialía Mayor, dan respuestas a las dudas laborales, a la gente que se quiere jubilar, que quiere saber de sus prestaciones, se les llama, se les atiende.

Se debe tener distintos espacios para dar respuesta a las audiencias; el gobierno tiene que ser sensible a la expresión social, entender el fondo del cambio social que es lo que dirige las acciones de una administración pública.

 

¿Cómo aprovechará Oficialía Mayor el tiempo que viene?

 

Son los años más importantes para demostrar a la gente que hay un trabajo avanzado, que vale la pena valorar lo logrado; hemos hecho transmisiones en vivo de las licitaciones y subasta pública de vehículos y tenemos que potenciarlo por ser prácticas que funcionan y generan credibilidad.

Se debe despertar mayor interés en la ciudadanía y vincularla en las actividades gubernamentales; creo que en pasadas administraciones la ciudadanía dejó un gran vacío al no participar directamente en las acciones de gobierno, para evaluar y reclamar lo que se hizo mal.

Manuel Alamilla considera que las audiencias públicas siguen mostrando a un gobernador de frente, de cara a la gente, para darle respuestas concretas.

Plantea que hay un avance positivo en esta administración, con crecimiento, con desarrollo histórico lleno de cosas buenas, aunque también con muchos vacíos que deben fortalecerse.

 

 

“A esta administración corresponde dejar un buen legado a las siguientes generaciones, heredar estructura más eficiente y moderna, con herramientas que le permitan generar mejores resultados. Eso es lo que la ciudadanía finalmente espera”.

 

¿Crees que tenemos un gobierno moderno, de avanzada?

 

“Se tiene un gobierno preocupado por la modernidad, pero la modernidad es como la felicidad: es un tema que nunca alcanzas del todo, aunque siempre estamos tras ella con una persecución constante”.

Para el oficial mayor, se están estableciendo herramientas nuevas para informar a la gente lo que quiere saber de su gobierno, por tener derecho de conocer lo que se hace con sus recursos.

Lo de hoy es la transparencia, se ofrecen respuestas claras y oportunas con sistemas electrónicos que permiten dar reportes de lo que se hace. A eso se le conoce como transparencia proactiva.

La ciudadanía puede auditar las compras públicas, se tiene que plantear de una manera explicada, ver esos retos como un impulso para entender lo que sigue.

Por ejemplo, hoy en día se cuenta con una herramienta de medición de compras públicas, hay adquisiciones 92 por ciento por licitaciones, se apuesta por la competencia.

Ahora se tiene reunido todo al instante, se muestran los periodos de compra, las personas a quienes se compra y los montos.

 

¿Cómo pueden argumentar que no hay un gobierno de medianías?

 

Para Manuel Alamilla hay varios factores para tomar en cuenta; primero, las expectativas ciudadanas que siempre son muy elevadas respecto a lo que espera de su gobierno.

El principal problema son los retos que debe enfrentar la administración para cumplir con estas expectativas, sobre todo el uso del dinero público.

Recuerda que con este gobierno federal hubo un enorme recorte de recursos federales, no llega la misma cantidad de recursos que antes, eso implica echar para atrás metas, redoblar esfuerzos en diversas áreas, empezar programas de austeridad severos.

Se requiere generar recursos suficientes en áreas prioritarias como seguridad, salud, educación e infraestructura, y quitar a la administración la carga de aquellos gastos que no debe estar haciendo.

“Necesitamos ser mucho más creativos y modernos para mejorar la economía; no me refiero a un recorte de personal o de nómina, de ninguna manera. Los retos sociales no son tan sencillos, necesitamos superarlos, sobre todo los presupuestales, para cumplir con las metas propuestas.

“Con la sociedad no sólo hay que compartir los resultados, también los retos; no hay forma de construir mejor democracia que esa; las medianías se ven superadas al cambiar la visión entre lo que pienso de mi gobierno y lo que sé que es mi gobierno”.

El oficial mayos sostiene que todo el tiempo se reciben administraciones descompuestas, con problemas, con desaseos, y eso tiene que ver con el rezago estructural que se tiene. “Es culpa de una historia que hemos ido olvidando”.

La parte administrativa es fundamental, pero cuenta con demasiadas reglas, con tanta reglamentación que a veces se pierde el objetivo de atender lo urgente. “Por eso es importante volver a poner los caballos delante de las carretas”.

Asegura que la actual administración de Carlos Joaquín sí está funcionando, y prueba de ello es el Observatorio Ciudadano de Políticas Públicas, construido en la Zona Norte del estado entre sociedad civil y el gobierno para cumplir los compromisos contraídos en campaña.

Se da puntual seguimiento a las tareas gubernamentales; sesiona periódicamente para ver cómo va cada secretaría con su responsabilidad.

“En un ejercicio de co-creación con la sociedad civil, diseñamos y evaluamos los impactos de las políticas públicas; hay una valoración positiva porque ya llevamos más de 90 por ciento de los compromisos cumplidos a tres años de administración. Lo que nos falta por cumplir lo estaremos terminándolo el próximo año o el que le sigue”.

Se tienen que alcanzar los compromisos hechos con la ciudadanía, con la sociedad civil organizada; todavía hay muchos retos por alcanzar; el gobierno está detrás de ellos, por eso es importante mantener el contacto ciudadano, la vinculación con los comités de vigilancia. Es importante que la gente sepa que está construyendo con su gobierno.

Hemos impulsado la idea de que no somos funcionarios sino servidores públicos, estamos creando un espíritu de cuerpo, con un trabajo de equipo, y estamos aquí para resolver los problemas sociales.

“Todos esos trabajos son transversales y es importante entendernos de par a par; más allá del nivel directivo que tenemos, lo importante es saber que debemos resolver los problemas de la ciudadanía”.

Lo que se busca, asegura el oficial mayor, son buenas estrategias de comunicación, de vinculación del trabajo; se trabaja más por procesos y no por dependencias que tienen una lógica distinta.

 

¿Ya resolvieron el controversial pago a proveedores?

 

“La Oficialía Mayor la que hace las contrataciones, las licitaciones públicas, la que evalúa y da el fallo; no obstante, el caso y la responsabilidad de pago lo trae la Secretaría de Finanzas. Es en esa cancha donde cae la responsabilidad de hacer todos los pagos”.

Alamilla Ceballos advierte que hay un avance importante en esta materia, ya que Finanzas ha comenzado a saldar las deudas pendientes.

El problema se origina por el recorte inesperado de los fondos federales, varios recursos no regresaron, no llegaron, y pusieron al gobierno estatal en situación muy complicada.

“Ya se habló con los proveedores para pedirles un poco más de tiempo; el recorte fue de 4 mil millones de pesos y eso impacta de alguna manera. No es que el gobierno sea desobligado con las cosas”.

 

ASÍ LO DIJO:

 

“Lo importante es que tengamos diseñados procesos transversales, que demos soluciones ciudadanas más rápidas. Si me preguntas si lo estamos haciendo bien yo te diría que no lo suficientemente bien. Ese es el reto más urgente”.

 

“Más que un gobierno de jóvenes, lo que se ha manejado en esta administración es un esquema meritocrático; tenemos diferentes perfiles para cumplir con las exigencias que la sociedad nos impone: gente con preparación técnica, con experiencia política de alto nivel. Necesitamos servidores públicos que entiendan lo que tienen que resolver”.

 

Manuel Alamilla Ceballos

Oficial Mayor

 

Quizá te interese: ‘Estoy orgulloso de mi origen’