Promueven modelos de pesca sustentable

300

 

  • La campaña Internacional Slow Fish apoya la pesca sustentable, lo que representó un avance tecnológico en Playa del Carmen, Quintana Roo.

 

CARLOS RIVERA 

CANCÚN, Q. ROO.- Con la finalidad de promover modelos de conservación y aprovechamiento sustentable en áreas naturales protegidas del Caribe, la organización Amigos de Sian Ka’an expuso las medidas necesarias a favor de este tópico.

Este momento de reflexión se aplicó a partir de una celebración que forma parte de la campaña Internacional Slow Fish que apoya la pesca sustentable, lo que representó un avance tecnológico en Playa del Carmen, Quintana Roo.

Consiste en un sistema de trazabilidad de langosta del Caribe de las reservas de la biosfera de Banco Chinchorro y Sian Ka’an, que permitirá al consumidor saber quién, cuándo, cómo y dónde se capturó su langosta.

Pretende que los amantes del mar asuman su responsabilidad sobre la salud de las pesquerías silvestres y las comunidades costeras.

Gracias al etiquetado con cintillo y un código QR, le permitirá al consumidor escanearlo con su celular y entrar a la página de internet que describe a la tripulación, embarcaciones y pescadores que capturaron su langosta.

El cintillo también ofrecerá información para beneficios consumo, como el día que se pescó, el lugar, técnica de pesca, la talla y el sexo.

 

Los participantes

 

En esta iniciativa también participan las cooperativas Dos Reservas del Baluarte Langosta, Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera Cozumel, Slow Food, Langosteros del Caribe, José María Azcorra, Vigía Chico, Andrés Quintana Roo, Banco Chinchorro y Razonatura.

En el evento se contó con degustaciones de platillos realizados a base de langosta y otros ingredientes de la región.

Las acciones son parte del objetivo de estas instituciones para asegurar al consumidor que adquiere un producto capturado de manera sustentable por pescadores, por medio de apnea o buceo libre, que usan artes de pesca como el lazo y el jamo.

En consecuencia, les permite respetar la talla mínima permitida, la salud del arrecife, así como los sitios de pesca autorizados, obteniendo langosta viva de gran calidad, limpia y a un precio justo.

Por lo que respecta al comensal, asume su responsabilidad sobre la salud de las pesquerías silvestres y las comunidades costeras.

En la cotidianeidad, la producción pesquera fácil de rastrear promueve la confianza y una relación más directa entre pescadores, minoristas, mayoristas, gerentes, cocineros y consumidores.

Intensifica a que las cadenas de suministro se beneficien de la pesca y del consumo de esta especie.

Las cooperativas involucradas, se ven calificadas de manera positiva al tratar de que los pescadores trabajen dentro de áreas naturales protegidas para esta actividad primaria en la región.

 

Quizá te interese: ¡OFICIAL! El cese de Antonio Fonseca como director de Protección Civil