Abren puerta a EU para custodia laboral

147
  • Agregados Laborales supervisarán revisión o firma de contratos, elección de líderes…

REFORMA / STAFF

Estados Unidos podrá realizar labores de vigilancia en México sobre el cumplimiento de la Ley laboral mexicana y pedir un panel de expertos cuando se viole la democracia sindical, según el protocolo modificatorio para ratificar el Tratado de Libre Comercio de México, EU y Canadá (TMEC), firmado ayer en Palacio Nacional. En el nuevo acuerdo comercial no se incluyeron los inspectores laborales como pedía el Gobierno de Donald Trump, pero se estableció una nueva figura de “Agregados Laborales” enviados a México, que suministrarán información desde el lugar de los hechos sobre las prácticas laborales en el País. Los paneles de expertos se formarán cuando se acuse que no se cumple con el tema de democracia sindical, explicó Eugenio Salinas, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Concamin y miembro del Cuarto de Junto de la Iniciativa Privada. Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Cancillería, explicó que aplicará, por ejemplo, en la elección de los líderes sindicales, aceptación de un contrato colectivo o su revisión, pero no en otros tópicos como discriminación o trabajo infantil. Un análisis del despacho de abogados De la Vega & Martínez Rojas señaló que los cambios son trascendentes para las empresas porque deberán poner atención al debido cumplimiento de la reforma laboral, bajo el riesgo de que les impidan exportar a EU. La nueva vigilancia laboral, así como reglas más duras en insumos para el sector automotor y vigilancia al medioambiente, son parte central del documento que firmaron representantes de los tres países ante el Presidente López Obrador. Durante la ceremonia, el Canciller Marcelo Ebrard afirmó que, contra todos los pronósticos, se logró la firma la cual consideró como “misión cumplida”. El representante comercial de EU, Robert Lighthizer, destacó que a pesar de que las elecciones presidenciales de 2018 se cruzaron a la mitad de las negociaciones, México no mezcló la política con el acuerdo comercial. La viceprimer ministra de Canadá, Chrystia Freeland, señaló que la modernización del Tratado es fundamental para los tres países. En EU, Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara baja y principal impulsora de las modificaciones laborales, celebró los cambios. Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial y Antonio del Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) se dijeron satisfechos por la negociación. De ratificarse e l T-MEC en los tres Congresos, el acuerdo tendrá una vigencia de 16 años y en 6 años se revisarán las condiciones y decidirán si dan otros 16 años.