Acusan a Trump

176

La medida pone por cuarta vez al borde de juicio político a un Mandatario

 

Reforma / Staff

WASHINGTON.- Los líderes demócratas de la Cámara de Representantes pidieron ayer formalmente la destitución del Presidente Donald Trump, asegurando que “ignoró y perjudicó los interés de la nación” en dos artículos de juicio político que lo acusan de abusar de su poder y obstruir al Congreso. Los artículos redactados acusan a Trump de haber solicitado corruptamente la asistencia electoral del Gobierno de Ucrania al pedirle investigaciones para difamar a sus rivales demócratas. Para ello, acusaron los demócratas, Trump utilizó a su favor dos “actos oficiales”: la entrega de 391 millones de dólares en ayuda militar y una reunión en la Casa Blanca para el Presidente ucraniano. “En todo esto, el Presidente Trump abusó de los poderes de la Presidencia al ignorar y perjudicar la seguridad nacional y otros intereses nacionales vitales para obtener un beneficio político personal inapropiado”, de acuerdo con el borrador del primer artículo. “También traicionó a la nación al abusar de su cargo para incluir a una potencia extranjera en la corrupción de las elecciones democráticas”. Un segundo artículo acusa que al ordenar el desafío generalizado de las citaciones que hizo la Cámara de Representantes para que funcionarios fueran a testificar, así como la no entrega de documentos relacionados con el asunto de Ucrania, Trump participó en un “desafío sin precedentes, categórico e indiscriminado” que dañó los derechos constitucionales de la Cámara. Los demócratas revelaron los cargos ayer por la mañana, días antes de que se reúna el Comité Judicial de la Cámara para debatir y votar los cargos. El panel del Comité podría realizar la votación el jueves y enviarlos al pleno de la Cámara de Representantes para la aprobación final. Si la Cámara procede, como se espera, la siguiente semana, días antes de Navidad, Trump podría ser juzgado en el Senado a principios del próximo año. La medida lleva a un Presidente en funciones al borde del juicio político por cuarta vez en la historia de Estados Unidos. El esfuerzo de juicio político, sin embargo, enfrentaría una batalla cuesta arriba en el Senado bajo control republicano, donde necesitaría del respaldo de dos terceras partes para condenar a Trump y destituirlo de su cargo, un escenario altamente improbable, sobre todo en año electoral. A menos de un año de la elección del 3 de noviembre, esta acción establece un choque constitucional altamente partidista entre Trump y los demócratas del Congreso, el cual probablemente tendrá amplias implicaciones políticas para ambos partidos y exacerbará las divisiones de una nación ya polarizada. Pero los demócratas argumentaron que el calendario político hizo que su esfuerzo fuera aún mas urgente, dada la naturaleza de los cargos contra el Presidente, a los que se refirieron como parte de un patrón de comportamiento que empezó cuando Trump aceptó la ayuda de Rusia en la elección de 2016 y que continuaría en 2020 si no hacían nada para detenerlo.