La permacultura empodera a las mujeres; genera arraigo y solidaridad en las comunidades

402

 

  • Es un sistema de diseño integral que evita destruir, contaminar o agotar los recursos naturales

 

CANCÚN, Q.ROO.- Tener la responsabilidad de consolidar el desarrollo social de los quintanarroenses no es cosa fácil; de hecho, se antoja complicado, pero Rocío Moreno Mendoza se dice capaz de solventar los retos que se le vienen en los tres años que quedan de administración.

Tiene a la mano algunas herramientas para aliviar la pobreza de la población, pero hoy está apostando de manera especial por una que ha dado resultados en otros estados: la permacultura.

Un sistema de diseño integral basado en diversas ciencias, que procura satisfacer las necesidades humanas sin destruir, contaminar o agotar los recursos naturales.

Una disciplina dedicada al diseño ecológico de áreas productivas capaces de sustentar a familias, comunidades y regiones de un modo integral.

En el programa “Desarrollo de Proveedoras en Permacultura” participan familias y comunidades enteras que conectan el agua, el viento, el sol, la energía, la tierra, las plantas y los animales, para generar bienestar integral.

“Por eso el gobierno del estado inició este programa dirigido especialmente a las mujeres, para empoderarlas.

“Das a las mujeres la posibilidad de tener un mayor ingreso económico, pero además, empiezas a trabajar todo un tema de desarrollo humano, de trabajo colectivo, para consolidar el valor de las mujeres y ver lo que pueden alcanzar. Es así como estamos logrando un gran cambio, una auténtica transformación”.

La interrogante es qué hacer para que la gente de las comunidades se arraigue, para que vean una oportunidad de crecimiento en donde están, no sólo para ellas, sino para sus familias, para sus vecinos y su entorno.

Rocío Moreno detalla que la permacultura es un programa integral que conjuga dos aspectos fundamentales, el primero es la parte técnica que consiste en enseñar a las mujeres de Zona Maya y colonias populares de Cancún el cultivo de huertos orgánicos.

“Les enseñamos cómo generar huertos orgánicos en su traspatio y, en el caso específico de Cancún, la producción de flores, conjugada con pequeños estanques en los lugares donde es posible tenerlos para la crianza de peces”.

Cubren la parte técnica, crean un “círculo virtuoso” entre el agua que generan los estanques y los desechos de los peces, para la producción de las hortalizas orgánicas.

Es agua buena para el riego y va ayudando a que los cultivos crezcan de la mejor manera.

A Rocío Moreno “le enamora” la otra parte del programa, que es desarrollar aspectos humanos como la solidaridad, la integración, el esfuerzo, el amor, la paz, la armonía que ofrece el trabajo comunitario diario.

Advierte que detrás de ofrecer herramientas tecnológicas, hay todo un tema de cultura, de educación para la paz, de trabajo participativo, de fortalecimiento del tejido social.

También de bienestar físico y espiritual – no religioso-, para rescatar los valores universales.

 

A los gobiernos les da miedo utilizar la palabra ‘espiritual’…

 

“Como gobierno respetamos la laicidad al cien por ciento, las creencias religiosas de personas y comunidades, pero hay valores que son universales y eso es lo que se busca con este programa.

“Estos valores son la solidaridad, el amor, la paz, la ayuda mutua, eso es lo que tenemos con la permacultura, independientemente de las creencias de cada quien. Es un programa que une, no divide”.

En el programa, por ejemplo, sólo se introducen especies endémicas que ayudan al desarrollo de otras actividades como el cultivo de los apiarios, de la abeja melipona. Con eso se pueden generar sinergias en las localidades.

Donde vive la abeja meliponia se cultivan las plantas a las que llegan a polinizar, y esto comienza a encadenar otras sinergias que, hoy por hoy, no se tienen.

La secretaria de Desarrollo Social detalla que el programa es completo y tiene siete grandes ejes; inicia con el diseño del paisaje, para que el lugar donde viven las mujeres productoras sea hermoso y agradable.

“Imagínate que podamos llevar flores a Villas Otoch o donde hay hacinamiento o marginación; con la permacultura no se trata sólo de empoderar a las mujeres, sino de dar un entorno agradable y armónico”.

Una gran ventaja que se tiene en Quintana Roo es que el mercado se tiene aquí mismo, por lo tanto, no se va a producir absolutamente nada que no tenga un mercado asegurado.

Lo que se tiene qué hacer, enfatiza la funcionaria, es organizarse, coordinarse por grupos, identificar en buena medida los productos que se requieren o consumen en las diferentes zonas para comercializarlos.

Por ejemplo, en la Zona Sur producir chile habanero, porque hay un extenso mercado para este producto identificado; además, ya se sabe dónde están las líneas de comercialización.

En la Zona Norte, además, no hay un solo hotel que no utilice flores, y como las flores se marchitan es un producto de continua demanda; una gran ventaja es el tema de las bodas. Hay mercado por todos lados, tanto en Cancún como en la Riviera Maya. “Pero sin organización no hay manera de lograr resultados positivos”.

 

¿Qué proporcionan ustedes a estas mujeres?

 

“Se les ofrece todas las herramientas técnicas, el conocimiento y la capacitación permanente, el contacto con los mercados, entre ellos el hotelero que tenemos a la mano”.

Rocío Moreno asegura que se ha tenido una respuesta maravillosa con diferentes áreas de la sociedad, con el empresariado, y no sólo con las dependencias de gobierno con las cuales se establece cooperación.

También las universidades y los institutos tecnológicos están apoyando de manera profesional.

En la primera etapa del programa “Desarrollo de Proveedoras en Permacultura” se estará comenzando a mejorar la situación de mil mujeres-familias de escasos recursos, pero con el paso del tiempo se tiene programado el apoyo a más de 4 mil 277, con sus propios huertos, en 78 comunidades del estado.

El proyecto, explica a detalle, consiste en la instalación de unidades de producción primaria en espacios de hasta 60 metros cuadrados para el cultivo de hortalizas, flores y estanques de peces para la alimentación y venta.

“Se dice muy rápido, pero eso lo haremos los primeros meses del próximo año; debemos tener 4 mil 277 personas preparadas en el estado, específicamente con prioridad en la Zona Maya y áreas urbanas marginadas”.

Admite que es un trabajo intenso porque suma y es transversal al interior del gobierno; se trabaja con la Secretaría de Desarrollo Económico para que en las ferias que tienen se hagan los encadenamientos productivos.

 

De la mano con los jóvenes

 

La secretaria de Desarrollo Social trabaja de la mano con la Secretaría del Trabajo porque en el programa se han incorporado a 425 becarios de “Jóvenes Construyendo el Futuro”, a quienes se les da la capacitación para hacer el acompañamiento técnico.

“Para que aprendan a enseñar, a transmitir los conocimientos que les damos, pero también para que a lo largo de este año en que son becados ellos mismos aprendan a ser productivos”.

Lo primero que se preguntaron fue qué hacer con todos esos chicos, cómo hacer que aprendan para que sigan apoyando a sus comunidades.

Lograron que la Secretaría del Trabajo los dejara en las diferentes comunidades para que ayuden y generen los lazos que se requieren.

“Durante 2020 vamos a estar capacitándolos, ayudándoles a generar su propio proyecto productivo; nosotros tenemos un fondo de apoyo para proyectos jóvenes, los mejores van a ser respaldados con recursos para que tengan un ingreso en sus propias comunidades”.

Rocío Moreno explica que cada uno de estos jóvenes atenderá a 10 señoras, a 10 pequeñas productoras, no sólo las ayudarán en la parte técnica, sino a generar lazos comunitarios para hacer encadenamientos comerciales.

En cuanto a las mujeres, explica a funcionaria, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores asegura que son mucho más administradas, mejores pagadoras y con una capacidad innata para asignar recursos en lo que requieren las familias.

“Cuando as a las mujeres la posibilidad de tener mayor ingreso, empiezas a trabajar todo un tema de desarrollo humano, de empoderamiento, de trabajo colectivo. Esa fue la instrucción del gobernador Carlos Joaquín: empoderar a las mujeres”.

Recordó que, por este programa, el mandatario estatal recibió el premio al “Gobernador Solidario e Incluyente de Latinoamérica 2019”, en la categoría de “Mejor Programa de Atención a las Poblaciones Vulnerables”.

Le fue otorgado por la Fundación para el Desarrollo de la Solidaridad y la Inclusión Social (Inclusocial) de Colombia.

 

¿Cómo medir el programa para saber si tendrá éxito?

 

Rocío Moreno no tarda en responder: la permacultura es un modelo que tiene años funcionando en varios estados con un éxito rotundo.

Además, Quintana Roo cuenta con un módulo de economía y finanzas porque el ingreso que entrará a las familias tiene que destinarse también para el ahorro, para que sepan invertir bien su dinero.

“Tenemos la suerte de que Valentín, uno de los impulsores del programa y encargado del proyecto, es una persona que ha estado en la Ciudad de México y en países como Israel, capacitándose en la parte técnica. Entonces sí habrá buenos resultados”.

Lamenta que en México 80 por ciento de las tierras estén en manos masculinas, y no porque se tenga algo contra los hombres, sino porque es otra manera de ejercer poder, muchas veces con violencia contra las mujeres. “Tendría que haber reconocimiento en la misma medida”.

Recuerda que al gobernador del estado le preocupa que el de la violencia contra las mujeres sea un asunto arraigado; que mucha de la violencia, desafortunadamente, sea permitida porque las mujeres no tienen la posibilidad económica para decir a la pareja “conmigo no, porque yo puedo subsistir sin tu apoyo económico”.

 

Permacultura les llena el alma…

 

Para Rocío Moreno, las estrategias que están aplicando son diversas, amplias e importantes, pero el de la permacultura es muy novedosa y “les llena el alma”.

“Este es un programa que a nosotros nos llena el alma, porque tiene mucha importancia, mucho peso; nos gustó tanto que cuando se lo propusimos al gobernador de inmediato dijo sí, por ser una forma integral de empoderamiento a la mujer.

“Por esa integralidad que tiene, por el impacto social, por transformar vidas, porque termina con un excelente impacto en toda la comunidad”.

 

Los gobiernos se han olvidado de los sectores más rezagados…

 

La secretaria de Desarrollo Social se compromete y dice que va a poner todo el empeño para que la permacultura sea un éxito en el estado; por lo pronto, la respuesta de las comunidades, de las colonias, ha sido extraordinaria.

Se está comenzando con mil mujeres, “que tampoco son poquitas”, y la respuesta ha sido increíble.

“La actitud de los jóvenes que no estaban ni estudiando ni trabajando ha sido aleccionadora, no están apáticos; cuando les platicamos de la permacultura hubieses visto su rostro de emoción. Ha generado mucha expectativa”.

 

¿Se están comprometiendo en esto los gobiernos municipales?

 

Aunque es un programa del gobierno del estado, estarán trabajando en todos los municipios; algunos presidentes municipales que lo han escuchado han dicho “cómo le entramos”.

“Es maravilloso, ahora tenemos que ver cómo sumamos a más áreas porque los recursos siempre son limitados; esperamos que los gobiernos municipales se vayan sumando, ya que de esta forma tendremos más posibilidades de expansión”.

 

ASÍ LO DIJO:

 “Valores como la solidaridad, el amor, la paz, la ayuda mutua, es lo que tenemos con la permacultura, independientemente de las creencias de cada quien. Es un programa que une, no divide”.

“Este es un programa que a nosotros nos llena el alma porque tiene mucha importancia, mucho peso, por esa integralidad que tiene, por el impacto social, por transformar vidas. Termina con un excelente impacto en toda la comunidad”.

Rocío Moreno Mendoza

Secretaria de Desarrollo Social

 

Quizá te interese: Difunden en la sociedad valor de los derechos humanos; orientan también sobre las obligaciones