Quitan derechos condominales para privilegiar renta vacacional en Parque Liverté  

742

 

  • Aunque el reglamento interno señala que las áreas comunes del desarrollo Parque Liverté son para uso de los condóminos, la administración les prohíbe utilizarlas.

 

CARLOS RIVERA

CANCÚN, Q. ROO.- Propietarios de departamentos del complejo habitacional Liverté, en la avenida Nichupté, denunciaron haber sido engañados por el desarrollador, que les ofreció diversos servicios que no han sido cumplidos tras haber adquirido la propiedad.

Bajo anonimato por temor a represalias, los denunciantes aseguraron que la administración les ha negado el uso de las áreas comunes del condominio, a pesar de que en el contrato está establecido como un derecho para los propietarios.

“Cuando a mí me venden el departamento me dicen que las áreas comunes se pueden utilizar para eventos, que solamente es cuestión de que me coordine con la administración para que yo pueda hacer uso; me pareció excelente y me decidí a comprar; sin embargo, llevo tres años intentando celebrar los cumpleaños de mi hijo y no me han permitido”, reprochó uno de los afectados.

De visita a la redacción de esta casa editorial, denunciaron que de la noche a la mañana quedó prohibido el uso de esas instalaciones, no obstante que la empresa desarrolladora sigue ofreciéndolos como un derecho a los interesados en adquirir un departamento.

Molestos por la situación, los inconformes señalaron que la administración incluso ha llegado a multar a los condóminos que desobedecen la prohibición y evacuado a sus invitados hasta en traje de baño cuando están disfrutando de las albercas.

El artículo 41 del reglamento de administración de los condominios, citaron, estipula que las instalaciones de Parque Liverté y de las albercas es para uso exclusivo de los condóminos, sus familiares e invitados, quienes las utilizarán bajo su completa responsabilidad.

Sin embargo, agregaron, las prohibiciones para el uso de las áreas comunes comenzaron cuando la desarrolladora echó andar la construcción de un nuevo edificio que será destinado para recibir turistas a través de la plataforma digital Airbnb, y el cual está a punto de concluirse.

“Otro inconveniente es que Parque Liverté está recibiendo a muchos turistas que han realizado desmanes en las áreas comunes, mientras nosotros que pagamos las cuotas de mantenimiento no contamos con el derecho de disfrutar porque estamos llenos de restricciones”.

Los desmanes de turistas son permitidos a pesar de que el inciso 11 del reglamento interno señala que las personas deben abstenerse de ingresar en estado de ebriedad o bajo el influjo de cualquier droga, restricciones que no son respetadas.

A este tipo de irregularidades, se suma el hecho de que los propietarios deben pagar una cuota de mantenimiento mensual de mil 078 pesos sin que puedan utilizar las instalaciones, además de que varios han sido víctimas de robo, de los que la administración se lava las manos.

 

Quizá te interese: Fomentan protección a los derechos humanos e involucran más a los jóvenes este año