Pide CIDH indagar masacres en Bolivia

159

Reporta Comisión 364 detenidos y más de 800 personas heridas.

Reforma / Staff

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos urgió a una investigación internacional, independiente e imparcial sobre las masacres de Sacaba y Senkata, ocurridas el 15 y 19 de noviembre en Bolivia, en las que murieron 18 personas. La CIDH presentó un informe preliminar sobre la visita de observación a Bolivia que llevó a cabo entre el 22 y 25 de noviembre en el que señala que hay “serios indicios de prácticas de ejecución extrajudicial” en estos y otros casos. El organismo recomienda la creación de un Grupo Internacional de Expertos Independientes que investigue estas masacres y otras violaciones graves a los derechos humanos ocurridas en el marco de la crisis política por la que atraviesa el País desde las elecciones del 20 de octubre. La CIDH tuvo noticia de 36 personas que perdieron la vida en Bolivia desde los comicios en los que resultó ganador el Presidente Evo Morales en medio de acusaciones de fraude electoral por parte de la Oposición. Sobre la masacre de Sacaba del 15 de noviembre, la Comisión recibió información testimonial según la cual agentes policiales y militares habrían abierto fuego contra la población civil que participaba en una manifestación pacífica exigiendo el retorno al gobierno de Evo Morales y rechazando al Gobierno interino. La policía ha alegado que los manifestantes se dispararon entre ellos y que las balas halladas no corresponden al calibre de las armas de uso oficial, pero la CIDH recibió numerosos testimonios que coinciden en que los manifestantes estaban desarmados, avanzaban pacíficamente por iniciativa propia, y fueron agredidos de repente con armas de fuego, gas lacrimógeno, macanas y otras armas de manera sorpresiva. Nueve personas murieron. Sobre la masacre de Senkata del 19 de noviembre, la CIDH señala que un grupo de personas partidarias del MAS que realizaba un bloqueo alrededor de la planta de hidrocarburos en El Alto habría sido contenido con armas de fuego por las fuerzas conjuntas de la Policía y el Ejército. En los hechos resultaron nueve personas muertas por impacto de bala. Según la CIDH, entre las víctimas fatales se cuentan varias personas que al parecer no estaban participando en el bloqueo, sino simplemente pasaban por la zona en camino a sus casas o trabajos. “Estos hechos pueden caracterizarse como masacres dado el número de personas que perdieron la vida en un mismo modo, tiempo y lugar, y a que se cometieron en contra de un grupo específico de personas”, se indica en el informe. Además de las muertes registradas en Sacaba y Senkata, el equipo de la Comisión escuchó denuncias de otros asesinatos en el marco de protestas en los que hay indicios de que los agresores fueron policías y militares. El informe también advierte sobre un escalonamiento en el número de lesionados, empezando en 466 personas el 8 de noviembre y alcanzando al menos 804 personas el 22 de noviembre. Asimismo, reporta al menos 364 personas detenidas con ocasión de los hechos de violencia pre y postelectoral, de las cuales una alta proporción fue capturada sin orden judicial previa, y muchas de las cuales permanecen privadas de la libertad a la fecha.