Asesinan a 1 policía cada día

289
  • Encabezan listado Guanajuato, con 64; Michoacán, 39 y Chihuahua, 31

 

Óscar Uscanga

Los policías estuvieron entre los principales blancos del crimen organizado durante 2019. Hasta ayer sumaban 415 agentes asesinados en 28 entidades del País durante 2019, lo que representa 1.2 homicidios dolosos de ese tipo al día en promedio, según datos de la organización Causa en Común. Del total, 219 eran policías municipales, 178 estatales y 18 federales. De los últimos, 5 pertenecían ya a la Guardia Nacional. De continuar esa tendencia, al cierre de este año sumarán 435 agentes asesinados, cifra superior a los 421 registrados en 2018. Los estados de Guanajuato, Michoacán, Chihuahua, Jalisco, Guerrero, Sonora, Edomex, Puebla, Oaxaca y la Ciudad de México concentran el 69 por ciento del total de crímenes, con 288 casos. Guanajuato lidera la lista con 64 policías asesinados, entre ellos los siete agentes que el pasado miércoles por la noche fueron ultimados tras un ataque y plagio ocurrido en instalaciones municipales de Villagrán.

En ese municipio se ubica Santa Rosa de Lima, donde en marzo pasado fuerzas federales y estatales lanzaron el operativo ‘Golpe de Timón’ para intentar detener a José Antonio Yépez, “El Marro”, presunto líder del robo de combustible en la región. En la lista de entidades con más policías asesinados le sigue Michoacán, con 39 casos; Chihuahua, con 31; Jalisco, con 29; Guerrero, con 25; Sonora y Edomex, con 23 cada uno; Puebla y CDMX, con 19 cada uno; y, por último Oaxaca, con 16 crímenes Michoacán registró un aumento de 143 por ciento, pues en 2018 tuvo 16 asesinatos de policías; en Sonora el aumento fue de 109 por ciento, pues en el mismo periodo del año pasado reportó 11 casos. Entre los municipios donde ocurrieron más bajas se encuentra Aguililla, Michoacán, donde fueron asesinados 13 policías en una emboscada el pasado 14 de octubre, y le sigue Acapulco, donde en casos diferentes murieron 12 policías.

Para David Blanc Murguía, investigador de Causa en Común, la falta de armamento y preparación de los elementos, así como la impunidad que prevalece en el País, engrosa la cifra mortal. Ernesto Cárdenas, director del área de justicia penal y derechos humanos de Insyde, consideró que su exposición al delito, su falta de protocolos para detenciones y su poco entrenamiento deja a los policías en indefensión “Lo define la ley, pero el Estado está obligado a darles el equipamiento adecuado”, señaló.