‘Prohibir los toros no sirve’: activista

371

 

  • Para Sara Rincón Gallardo, presidente de la Sociedad Protectora de Animales Luum Balicheo, urge más atender a los animales callejeros que prohibir las corridas de toros.

 

VÍCTOR HUGO ALVARADO

CANCÚN, Q. ROO.- Prohibir las corridas de toros, peleas de gallos y otras actividades dentro de la Ley de Protección y Bienestar Animal no sirve para ver la profundidad de la problemática animal en Quintana Roo, pues hay temas más delicados que la prohibición de estas actividades, comentó Sara Eugenia Rincón Gallardo y García, presidente de la Sociedad Protectora de Animales Luum Balicheo.

Uno de los principales problemas de la Ley, consideró, es la falta de expertos colaboradores en la legislación, misma que carece de un sistema de penalizaciones, lo que permite lagunas legales para todos los sectores afectados, como los promotores de corridas de toros y peleas de gallos.

En ese sentido, consideró más importante tratar la crisis de fauna callejera a nivel estatal, misma que dentro de los municipios ya presenta niveles alarmantes, en comparación con los problemas generados en los eventos prohibidos dentro de la legislación.

La activista reveló que de acuerdo con estimaciones particulares, hay hasta 86 mil animales callejeros en Cancún y Chetumal, con un mínimo de hasta 10 mil ejemplares de acuerdo con el municipio y sus características poblacionales y demográficas.

Al respecto, considera que los esfuerzos llevados a cabo en la atención de perros y gatos callejeros han sido deficientes por no haberlos hecho de la manera correcta, lo que incrementa las complicaciones tanto para ellos como para la ciudadanía en cuestión de salud pública.

Rincón Gallardo alegó falta de voluntad política entre las autoridades de los tres niveles de gobierno, a las que se ha acercado para promover la creación de un centro estatal de protección animal, cuya materialización requiere de una inversión económica considerable.

Señaló también que, incluso a nivel municipal, convendría establecer políticas públicas en favor de los animales en conjunto con leyes que permitan captar recursos a partir de la misma tenencia de mascotas, tal como sucede en países desarrollados; sin embargo, lamentó la falta de voluntad e interés por llevarlas a cabo.

 

Quizá te interese: Caen reservas de hotel en Chetumal