Cierran también los ductos a IP

190

Eliminan obligación que tenía de ceder sus terminales de almacenamiento.

 

Las empresas que compiten con Pemex en el mercado de combustibles recibieron un nuevo golpe que afectará el desarrollo de opciones para los consumidores en México. Un tribunal federal eliminó la obligación que impuso la Comisión Reguladora de Energía (CRE) a Pemex para ceder capacidad en sus ductos y terminales de almacenamiento a empresas privadas que quieren vender su propia gasolina o diesel. Apenas el lunes, el Pleno de la CRE, sin discusión de por medio, dio marcha atrás a otro Acuerdo que regulaba los precios mayoristas de Pemex Transformación Industrial (Pemex Tri), la subsidiaria que vende los combustibles, con lo que evitaba que su poder dominante impidiera la entrada a nuevos proveedores.

El propósito de esas medidas, junto con la liberación a la importación de combustibles mediante permisos de la Secretaría de Energía (Sener), es parte esencial de la reforma energética para abrir el mercado a una mayor competencia en beneficio de los consumidores. Encima de ello, fuentes de la industria revelaron que los permisos de importación de combustible están detenidos en la Sener desde octubre pasado. La eliminación total para que Pemex Logística ceda capacidad en sus ductos y terminales de almacenamiento resultó de un amparo que admitió el Primer Tribunal Colegiado Especializado en Telecomunicaciones y Competencia Económica del 5 de diciembre pasado. Dicho recurso fue promovido por Pemex Tri contra el Acuerdo A/015/2018 de la CRE. Y la sentencia es inapelable. Con la reforma energética, Pemex Logística debía ofertar a terceros capacidad en su infraestructura, pero sólo en Temporadas Abiertas que define Pemex. Sin embargo, en otro Acuerdo (A/01/2018), la CRE estableció un trámite ante dicho órgano por el que cualquier empresa que quiera surtir al menos 10 mil barriles diarios a gasolineras que ya no son clientes de Pemex Tri, pueda requerir a Pemex Logística le ceda capacidad en terminales y ductos, haya o no temporada abierta. El Acuerdo también prohibía a Pemex Logística cobrar a los privados por el uso de su infraestructura más de lo que actualmente le cobra a Pemex Tri.

El tribunal colegiado resolvió que la modalidad de “adjudicación directa” de capacidad no está prevista en la Ley de Hidrocarburos y que la CRE no puede crearla mediante un acuerdo administrativo. Hasta ahora, las temporadas abiertas han sido un fracaso, pues casi toda la capacidad en las instalaciones más atractivas sigue reservada para Pemex Tri. La empresa estatal sólo asignó capacidad en Sonora y Baja California a la estadounidense Andeavor