Galleros de comunidades rurales insisten en realizar peleas pese a prohibición de la Ley de Bienestar Animal

238
dav

 

  • Los organizadores de peleas de gallos se oponen a dejar su actividad, muy arraigada en comunidades rurales del estado.

 

LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.– Costumbre es ley. Los usos y costumbres que imperan en las comunidades rurales de Quintana Roo dificultan la aplicación de la Ley de Bienestar y Protección Animal, ya que sus habitantes se rehúsan a modificar su entretenimiento, por el que muchos obtienen beneficios económicos.

La presidenta de la Comisión de Espectáculos y Diversiones del municipio de Othón P. Blanco, Gabriela Santiago dijo que la paralización en los permisos para realizar peleas de gallos ha provocado molestia entre quienes se dedican a realizar este tipo de eventos.

La regidora dejó en claro que la ley se aplica de manera regular, para todos y sin excepción alguna, a pesar de que su comisión ya ha recibido solicitudes para llevar a cabo peleas de gallos y corridas de toros en diversas comunidades del municipio.

“Toda vez que ya está publicada en el Diario Oficial del Estado, nosotros no podemos dar permisos. Pero aquí en la península, cuando les dice uno que no se pueden hacer peelas de gallos hasta te insultan”.

Sin precisar la cantidad exacta de solicitudes recibidas, la regidora dijo que muchas de ellas han llegado hasta la Comisión de Espectáculos y Diversiones posterior a la publicación de la Ley de Bienestar y Protección Animal, aprobada el 26 de noviembre pasado.

Para la funcionaria, acabar con este tipo de prácticas entre los habitantes del sur será un tema que tardará en aplicarse, ya que muchas familias, sobre todo los galleros, se benefician con estas prácticas.

La regidora precisó que hasta el momento, ningún gallero del municipio de Othón P. Blanco ha presentado amparos para efectuar las peleas, justificando que las continuarán llevando a cabo porque es una práctica común entre sus habitantes.

 

Quizá te interese: Impulsan certificación pesquera y acuícola