Por la educación…

234

 

  • Juan Villoro leyó a estudiantes de secundaria un fragmento de su novela El libro salvaje.

 

ULISES LEÓN/AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante veinte minutos, los estudiantes de la Secundaria Diurna 188, ubicada en Santo Domingo, Coyoacán, cayeron bajo el hechizo de Juan Villoro que, como parte de las jornadas “Lunes por la Educación”, les leyó un fragmento de su novela El libro salvaje.

“Esta es la historia de un libro que no quiere ser leído, es un libro que está oculto. Yo muchas veces he pensado que los libros tienen vida propia, tú dejas un libro en una mesa y, de pronto, ya no está ahí, preguntas ¿quién movió mi libro? Y lo encuentras en la cama o en otro lugar, se desplaza por sí mismo”, dice Villoro antes de iniciar su lectura.

Los adolescentes, que se reían y chacoteaban mientras sus compañeros subían al templete a leer en voz alta, poco a poco, conforme Villoro relataba la historia del pequeño Juan, se fueron calmando, hasta que el auditorio se quedó casi en silencio.

Como ellos, Juan es un adolescente de 13 años, sólo que sus papás se han divorciado y debe empezar una nueva vida al lado de su tío Ernesto, un ermitaño que vive con gatos y rodeado de libros.

La historia se interrumpe justo cuando Juan y su tío se sientan de frente y comienzan a enumerar sus defectos como método para conocerse mejor.

Al término de la lectura, Soledad Aragón, Secretaria del Trabajo y Fomento al Empleo anuncia que regalará libros a quienes respondan correctamente tres preguntas relacionadas con la trama.

“¿Cuáles eran los nombre de los gatos del tío Ernesto?”, pregunta Aragón y las manos se alzan por todo el auditorio, gritan la respuesta y se pelean el micrófono.

Villoro autografía los libros a los afortunados y deja una reflexión a su auditorio.

“La gente que se aficiona a los libros tiene el mundo de siempre, la realidad común y corriente, pero aparte tiene otra realidad imaginaria que le engrandece su experiencia, que le permite hacer muchas cosas”, dice el escritor.

El también columnista de Grupo REFORMA recomienda tres lecturas para los adolescentes, La peor señora del mundo, de Francisco Hinojosa, Corazón de tinta de Cornelia Funke, y Familias Familiares de Vivian Mansour porque, refiere, es una historia para entender cómo cada familia es, a su manera, aceptable y disfuncional, y cómo debemos tolerarnos en la diferencia.

 

Quizá te interese: Atrae a todo público el ‘Zapata’ de Cháirez