Descalifica la ONU-DH consulta sobre el Tren Maya por no cumplir con los estándares internacionales

309

 

 

 

César Daniel Martínez Cisneros  / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La consulta indígena que realizó el gobierno federal para la construcción del Tren Maya no cumplió con los estándares internacionales, sentenció la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH).

De acuerdo con el organismo, la metodología pudo influir en que participaran principalmente autoridades municipales y ejidales, y que no se cumpliera con los criterios que establecen que la consulta debe ser previa, libre, informada y culturalmente adecuada.

“En cuanto al carácter informado, la Oficina observó que la convocatoria, el protocolo y la información presentada sólo hacían referencia a los posibles beneficios del proyecto y no a los impactos negativos que pudiera ocasionar”, criticó la ONU-DH.

Agregó que durante las sesiones informativas se observó que en diversas ocasiones los habitantes preguntaron sobre los impactos que podrían afectarlos, sin obtener una respuesta clara y completa.

“La ausencia de estudios sobre los impactos o la falta de difusión de los mismos, dificulta que las personas puedan definir su posición frente al proyecto de manera plenamente informada.

“No obstante, esta circunstancia, desde las autoridades se avanzó a la etapa consultiva del proceso”, lamentó.

 

Convocatoria y protocolo

 

Sobre el carácter previo, la ONU-DH celebró que el diálogo con las comunidades haya iniciado antes de la definición y ejecución del proyecto, pero cuestionó que la convocatoria y el protocolo de la consulta señalaron como uno de sus objetivos establecer acuerdos para la aplicación y distribución de beneficios.

“Lo cual podría dar a entender que el proyecto se hará independientemente del resultado de la consulta”, consideró.

La ONU-DH también observó que las personas de las comunidades manifestaban su aval al proyecto como una vía para recibir atención a sus necesidades básicas, como agua, salud, educación, trabajo, vivienda, medio ambiente sano y cultura.

“Lógica que afecta el carácter libre de la consulta”, señaló.

El organismo se dijo preocupado por la metodología de la consulta, que implicó que la definición de a quién consultar, dónde hacerlo y en qué momento fuera establecida unilateralmente por las autoridades.

“La Oficina escuchó participaciones que indicaban que los tiempos de consulta fueron muy cortos, que las traducciones, cuando las había, no eran adecuadas, que muchas personas no pudieron desplazarse por falta de recursos económicos y que la mayoría de quienes participaron eran autoridades municipales y ejidales dejando fuera a otros grupos y personas que forman parte de las comunidades”, indicó.

La Oficina estuvo presente en 8 de las 15 consultas regionales que se realizaron el fin de semana: 4 el sábado 14 en Palenque (Chiapas), Tenabo (Campeche) y Dzitás y Tunkás (Yucatán); otras 4 el domingo 4 en Xpujil y Tenosique (Tabasco) y en Reforma y Xul-há (Quintana Roo).