#DesdeElVAR | Tradición de Cancún

274

 

 

JESÚS SIERRA

 

Además de las calles inundadas por la lluvia, el maratón e ir al Parque de las Palapas, en Cancún ya se ha agregado otra tradición: la noticia de que el Atlante se muda de la ciudad por faltas de apoyo del gobierno municipal y/o estatal.

No importa el medio nacional o local que lo publique, pronto se divulga con velocidad y entre uno a tres días hábiles, la directiva azulgrana en turno responde con un mensaje en el que “reafirma su compromiso” con los cancunenses y anuncia que se queda para buscar el ascenso a Primera División.

Este rumor ha aparecido más veces en los últimos seis años, que los Potros en la Liguilla o en la Final del Ascenso MX. En ese mismo lapso de tiempo hemos visto cambios de tres directivas distintas y una baja en el número de asistentes en el estadio Andrés Quintana Roo. La falta de apoyo en las gradas es mucho mayor que la que reciben del gobierno estatal y municipal.

Mientras la nostalgia de algunos continúa en las redes sociales que piden su regreso a la Ciudad de México, el equipo tiene que lidiar en Cancún con un torneo Clausura 2020 que apenas tendrá 13 franquicias compitiendo, tras la salida de los Potros UAEM por problemas económicos.

Lo que nos lleva a las siguientes preguntas, ¿es rentable para el Atlante permanecer en Cancún? ¿Podría tener más convocatoria y solventar sus gastos si regresa a la Ciudad de México? ¿Si se va a otra plaza que quiera un equipo de Ascenso, cuánto tiempo le tendrán paciencia para dar resultados? ¿Y para generar arraigo? ¿Qué pasaría con los futbolistas que tienen en Cancún?

En lo que se disipan estas dudas como humo de petardo navideño, los Potros tendrán el difícil reto de terminar entre los mejores ocho de 13 equipos, mantener el campeonato y cumplir con la certificación que pide la Liga MX. Tareas para las que necesitarán el apoyo económico de las autoridades e iniciativa privada.

A la espera de los resultados del Clausura 2020, podemos estar seguros de que habrá una nota en el que se anuncia su salida y también una aclaración por la directiva, en la que prometen, como cada año, del último lustro, quedarse en Cancún para volver a Primera.