Libran niñas y niños la rudeza del cáncer; este año se recibieron 20 nuevos casos

469

 

  • Este año se recibieron 20 casos nuevos y se registraron, desafortunadamente, cuatro decesos

 

LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO. – Cinco niñas y niños, así como una adolescente, recibieron por adelantado su regalo de Navidad. Nada llenó tanto de alegría y emoción a quienes el pasado fin de semana, junto con sus familiares y médicos, tocaron la campana como símbolo de que concluyeron su tratamiento contra el cáncer.

Arcángel Bacab Ruiz y Gael Chable Montalvo, con tan solo tres años de edad; Jehu Ortíz Marín, de cinco; Dereck Quintero Pérez, de seis; Joselyn Caamal Novelo, de 13 y Carolina Xuluc Dzul, de 19 años, libraron la batalla contra la leucemia aguda linfoblástica.

Joselyn Caamal Novelo, originaria de Tulum, llegó a la Clínica del Niño y Adolescente con Cáncer cuando tenía tan solo nueve años de edad; un 22 de diciembre le cambió por completo la vida, pues en ese entonces ella no comprendía la magnitud de la enfermedad que le detectaron.

“No lo entendía cuando me lo dijeron, me tuvieron que estar explicando mis papás y poco a poco fui entendiendo”, narra la menor.

La niña, reconoce que cuando recién ingresó a la clínica tuvo mucho miedo, mismo que con el paso del tratamiento fue perdiendo, sin embargo, éste nuevamente se hizo presente casi al culminar su tratamiento.

Jocelyn cuenta que a mitad de su tratamiento recibió dosis fuertes que le llegaron a su cerebro, poniendo en riesgo su vida, sin embargo, salió adelante gracias a la intervención pronta y oportunidad de sus médicos.

Como muestra de agradecimiento la menor, quien cursa el segundo año de secundaria, espera culminar con éxito sus estudios para después, cada diciembre, recaudar fondos y llevarlos al área de oncología de algún hospital.

“A quienes están pasando por lo mismo que yo, les digo que sean fuertes, que si se puede; (a los médicos y familia) agradezco de todo corazón porque gracias a ellos estoy aquí”, culmina.

 

La historia de Carolina

 

A Carolina Xuluc Dzul, de 19 años y proveniente de Cozumel, después de tres años de estar bajo tratamiento, desde el pasado 16 de agosto no recibe ninguna quimioterapia más.

La noticia de que padecía leucemia, reconoce, la deprimió por completo debido a que sabía que no tendría una vida normal.

A pesar de su panorama y gracias a su familia salió adelante, consiguió las fuerzas para vencer la batalla contra el cáncer.

“Siento mucha felicidad y estoy muy agradecida con Dios porque nunca imaginé llegar a esto, porque en estos tres años he sufrido demasiado”, relata.

La joven envía un mensaje de aliento para aquellas personas que están pasando por lo mismo, para que no se rindan y luchen por salir adelante, a pesar de tener cáncer.

“Tienen un futuro por delante, no se depriman, porque es cierto que cuesta comprender que no puedes hacer tu vida normal, pero si te propones algo lo vas a cumplir”.

Carolina agradece el apoyo de sus padres y médicos, quienes estuvieron de la mano estos años de quimioterapia; tiene como meta ayudar a niños que están pasando por la misma situación que ella ya libró.

“Terminé mi preparatoria, tengo dos años descansando y espero el próximo año, si Dios me lo permite, terminar mi carrera en Hospitalidad Turística”.

 

Toque de campana

 

Asunción Encarnación Jiménez, responsable de la Clínica del Niño y Adolescente con Cáncer del Hospital General de Chetumal, explica que cuatro niños y la adolescente estuvieron bajo tratamiento por un periodo de tres años.

Salvo un menor que únicamente estuvo un año, mismo que requirió tratamiento con trasplante, para la cual se solicitó apoyo al Hospital Universitario de Monterrey conde estuvo allá con su familia cerca de ocho meses. Este año, se han “liberado” a seis niños más.

A pesar de que tocaron la campana, estos niños deberán estar bajo vigilancia y supervisión médica cada mes, mismos que serán dados de alta definitivamente 10 años después.

“El toque de campaña para nosotros significa que el niño se liberó del cáncer, es una celebración muy especial para el niño, para la familia y para nosotros mismos como equipo de salud.

“Significa que tuvimos un resultado del tratamiento bueno, positivo, y que el niño se libró del cáncer y se devuelve a la sociedad como una persona sana”.

La Clínica del Niño y Adolescente con Cáncer logra regresar cada tres años a la sociedad al 63 por ciento de los menores atendidos; actualmente atiende a cerca de 60 niños y niñas.

Este año se recibieron 20 casos nuevos y desafortunadamente se registraron cuatro decesos, los cuales no fueron propiamente por padecer cáncer, sino por las complicaciones e infecciones que los menores presentaron.

La doctora explica que, a nivel nacional, son 122 casos de cáncer por cada 100 mil niños de cero a 14 años de edad; en Quintana Roo, reconoce, es difícil precisar la cifra de niños y niñas que padecen cáncer, pues muchos de ellos se atienden en otros estados.

La responsable de la Clínica reconoce que este año se padeció por el desabasto de medicamento, sin embargo, hasta el momento ningún paciente se ha quedado sin recibir su tratamiento gracias a los Servicios Estatales de Salud y la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer de Quintana Roo.

La clínica, enfatiza, cuenta con la capacidad para atender a la población menor de Quintana Roo con cáncer.

Se tienen ocho camas censables, dos aisladas y dos camas de terapia; atienden dos oncólogos pediatras, dos psicólogas, una trabajadora social, un terapista intensivo, así como especialistas en el diagnóstico y tratamiento de la leucemia.

 

Quizá te interese: Pide Carlos Joaquín neutralidad a AMLO en seguridad pública