Evite a Firulais un ‘entripado’

372

 

  • Atienden expertos de UNAM-Banfield más casos de males gástricos y golpes.

 

DULCE SOTO

Aunque parece una buena idea dar a la mascota las sobras de la cena navideña, mejor reconsidere.

Los problemas digestivos por ingerir alimentos más condimentados o grasosos son uno de los principales motivos por los que las personas buscan atención para sus perros en  diciembre, alerta Fausto Reyes Delgado, director médico del Hospital Veterinario UNAM Banfield.

El especialista señala que las consultas de urgencias aumentan entre 15 y 25 por ciento en este hospital.

“Pueden traer problemas de tipo gastrointestinal tan graves que pueden ocasionar la suerte de la mascota”, alerta.

Agrega que otro motivo de consulta son las intoxicaciones por alcohol o dulces.

“Llegan pacientes intoxicados porque se encontraron algo por ahí, se lo comen, y resulta que era hasta alcohol, que puede llegar a estar al alcance de ellos y lo ingieren”, sostiene.

El especialista dice que otra causa de accidentes es que algunas familias salen de vacaciones y dejan solas a sus mascotas durante días, algo que debe evitarse.

“Pueden suceder accidentes, que de repente la mascota tire el agua y se va a quedar sin tomar agua. En el hospital recibimos pacientes con daño en los riñones asociado a la
falta de agua”.

Además, en esta temporada sufren más accidentes, son utilizadas como regalos, enferman porque les dan comida no apta para ellas y se alteran con la quema de cohetes.

“Pueden venir pacientes con convulsiones, con fracturas o golpes porque, por los ruidos excesivos, pueden espantarse, salir corriendo y sufrir un accidente”, indica el médico veterinario.

También reciben perros con alteraciones neurológicas, golpes y fracturas asociados
al miedo que les provoca los sonidos de los cohetes.

Para proteger a las mascotas, recomienda la aplicación de feromonas, es decir, esencias que imitan el olor que desprenden las hembras madres cuando amamantan a los cachorros y que los mantiene tranquilos.

“No es drogarlos. Actualmente se logró sintetizar ese tipo de olor y hay forma de ponerlo en collar, en infusor, en espray, y la mascota puede estar muy tranquila. Pero es exclusivo de uso veterinario, se adquiere con los veterinarios”, subraya.

También se pueden usar chalecos de compresión para mascotas, los cuales simulan la sensación de un abrazo.

Adrián Rodríguez Granada, director administrativo del Hospital Veterinario UNAM Banfield, señala que otro motivo de atención frecuente en esta época son las revisiones de rutina porque muchas personas dan mascotas como regalo de navidad o Reyes Magos.

Sin embargo, remarca, esto puede poner a los animales en riesgo de llegar a hogares donde no son cuidados adecuadamente.

“Hay que hacer conciencia de que las mascotas no son regalos, son decisiones que deben ser bien pensadas, que deben ser parte de una planificación familiar.

Las mascotas no son objetos, son seres vivientes que necesitan amor, cariño, cuidados y
un hogar que los quiera”.

 

Quizá te interese: Cuesta 10% más Alfredo Moreno cena de Navidad