NIDO DE VÍBORAS

362

 

Por: Kukulkán

DE MANERA oficial ayer se terminaron las pastorelas, esa típica representación de temporada de la eterna lucha entre el Bien y el Mal.

PERO COMO en el municipio de Benito Juárez todo puede pasar, la puesta en escena seguirá al menos por un rato más en lo que se resuelve el conflicto entre Ayuntamiento contra Plaza de Toros, buenos contra malos, luz contra oscuridad, Jedis contra Siths, usted elija cuál es cuál.

LO CIERTO es que la comedia de enredos protagonizada por la Dirección de Fiscalización y los organizadores de la fiesta no ha quedado a deber; al contrario, ha estado llena de episodios que no desmerecen en risas y buen humor (involuntario).

¡QUE SIGA la función!

***

PARA LOS que se quejan de que en Cancún no hay cultura, sepa que tiene un nuevo museo… o algo así. En un concurrido bajopuente cercano a Puerto Juárez hay una galería abierta con imágenes de 30 personajes célebres de México, muchos de ellos todavía muy activos.

SE TRATA del “Museo de hampones y de genocidas, ladrones y corruptos”, un espacio público en el que se exhiben, ya adivinó, caras conocidas ligadas a esas venerables y vetustas (en más de un sentido) instituciones que son el Revolucionario Institucional, Acción Nacional y Verde Ecologista, además de uno que otro líder sindical y hasta un jerarca católico.

POR SUPUESTO no es un museo como tal, sino una muestra de enojo popular acumulado a lo largo de muchos muchos años, enojo que supo catalizar muy bien el presidente Andrés Manuel durante su campaña y que no terminan de entender algunos líderes de partido como Marko Cortés en el PAN.

LO LAMENTABLE es que ese Muro de la Vergüenza que hay en Cancún no será una anécdota: lo más probable es que la galería, que no necesita ser artística para tener impacto, aumente su catálogo al paso del tiempo…

***

Y A usted, ¿cómo le va de maratón? Porque mañana es Navidad y eso significa que todavía falta un buen trecho para completar el Guadalupe-Reyes, competencia de largo aliento en el que las tallas revientan y los botones vuelan.

AL RESPECTO no hay sermón que valga, que de lo que se trata es de disfrutar de la comida y de las personas queridas, pero sin excederse, que los daños no vienen por comer ni por divertirse sino por la falta de límites que luego se pagan en la cintura o con dolores de cabeza.

DISFRÚTELO, PÁSELO lo mejor posible y aquí nos leemos.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 293