Deliciosos rituales para la buena forma

678

 

Teresa Rodriguez Rivera / Agencia Reforma

Cd. de México, México 27-Dec-2019 .-Pan real

En México, para conmemorar el 6 de enero, tenemos arraigada la costumbre española de la rosca de reyes, pero en otros rincones, también celebran con pan.

En Grecia y los Balcanes, la vasilopita -también conocida como chronopita-, esconde en su interior una moneda que augura buena suerte a quien la encuentre. La banitsa, en Bulgaria, es un bollo con queso sirene, que también aloja un amuleto, pero además, se usa poner en su interior, buenos deseos escritos en papelitos.

En Francia y Bélgica, la gallete de rois es una tarta de hojaldre rellena de frangipane (pasta de almendras), consumida a principio de año para celebrar la epifanía. También guarda un tesoro: un haba; quien la encuentre, será rey por un día, portando la corona de cartón que viene incluida.

Juan Saltarín

Al sur de Estados Unidos, en Georgia y Carolina del Sur, la influencia africana está ligada a la gastronomía, por lo que un plato sencillo, pero con mucho significado, no puede faltar para Año Nuevo.

El “hoppin’ John”, es una variante del clásico arroz con frijoles, cuya diferencia consiste en el uso de “black eyed peas” o caupíes para representar monedas. Generalmente se acompaña con cerdo, pan de maíz dorado y, en ocasiones, hojas verdes, que simulan billetes americanos. Algunas familias potencian su “poder” poniendo un penique bajo el plato.

La primera referencia escrita de la que se tiene conocimiento sobre este platillo, creado por esclavos, data del siglo 19, en el libro de viajes “A Journey in the Seabord Slave States”, de Frederick Law Olmsted.

Pequeño cerdo capitalista

El glücksschwein o cerdo de la buena suerte, es una tradición arraigada en países como Austria y Alemania, para conmemorar el día de San Silvestre o Sylverterabend, celebrado el 31 de diciembre, en la Noche Vieja. Las figurillas, elaboradas con mazapán, se decoran con tréboles de cuatro hojas, herraduras y hasta catarinas.

El simbolismo del cerdo como animal de la suerte, tiene sus orígenes en la Edad Media, ya que se han encontrado efigies y talismanes con esta forma, usados para garantizar prosperidad en la granja.

Otra referencia del cerdo de la fortuna, fue hallada en el popular juego medieval Glückshouse o Casa de la Suerte, que consiste en un tablero con 10 casillas. Quien caía en la casilla del cerdo, ganaba todas las monedas.

Larga vida

Omisoka es la segunda celebración más importante en el calendario japonés. Hace honor a la Noche Vieja y a la transición al año que viene. El platillo principal de la velada, son los toshikoshi soba.

Toshi, significa año, y koshi se refiere a cruzar o moverse de un lado a otro, por lo que la traducción sería algo así como: fideos para cruzar el año.

La tradición de este platillo para celebrar el Año Nuevo, data del periodo Edo y consiste en noodles elaborados con trigo sarraceno, muy largos y delgados, para simbolizar una vida larga y llena de buena fortuna.

En cuanto a la receta, no hay una en particular: dependiendo la región, la gente agrega lo que tiene a la mano. En algunas ocasiones solo es caldo de vegetales, o bien trozos de tofu o tempura.

Pastel de Babel

El kransekage en Dinamarca, o kransekake en Noruega, es un pastel de forma cónica elaborado con aros a base de almendra, claras de huevo y azúcar. Cada aro es cubierto con betún y normalmente la torre se forma con 18 aros, pero pueden ser más.

Aunque se acostumbra en grandes celebraciones como bodas y bautismos, su popularidad aumenta durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo, que es cuando todas las pastelerías llenan sus aparadores con este postre que data del siglo 18 y cuyo secreto es un exterior crocante, pero con un centro suave y ligero. También suelen decorarlo con banderas, flores o adornos de chocolate.

La forma de servirlo es rompiendo los aros en partes pequeñas. Entre más trozos se logren, más abundancia se augura.

*Gastrónoma especializada en antropología de la alimentación, con 20 años de carrera en periodismo gastronómico, coautora de libros y empresaria.