Ocultan en Benito Juárez deterioro en postes de luz

278

 

  • El evidente deterioro tenía los postes a punto de caerse.

 

MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- A seis años de la instalación del alumbrado público en Playa El Niño, los postes metálicos de las luminarias representan un peligro para los visitantes, por la corrosión que carcome el metal, pero la administración municipal los “maquilla”.

Las estructuras que sostienen las luminarias y en su punto más alto a las cámaras de videovigilancia, siguen resistiendo los efectos de la salinidad tras permanecer expuestas a condiciones climáticas adversas, sin que sean reemplazadas por el gobierno de Benito Juárez, que únicamente repara superficialmente.

Un recorrido de Luces del Siglo documentó el daño expuesto en las bases de los postes en el primer semestre del presente año, y que mantenían en vilo la verticalidad de las estructuras.

Los barrotes de casi seis metros de altura estaban separados de su base hasta por cinco centímetros, casi suspendidos del resto del poste. Los daños se hicieron más evidentes por la basura y empaques de cartón que los visitantes colocaron entre las uniones, lo cual corroboró la magnitud del daño.

Al constatar nuevamente el estado que guardan los postes metálicos que sostienen las luminarias en el área de banqueta y estacionamiento, se comprobó que las autoridades responsables unieron los metales pese a la oxidación avanzada y el debilitamiento del material, con la aplicación de un recubrimiento que comenzó a resquebrajarse.

La playa pública El Niño fue objeto de una remodelación en febrero de 2014. En aquella ocasión se le realizaron adecuaciones a la infraestructura de baños y regaderas, se instalaron contenedores para separar residuos orgánicos e inorgánicos, bancas y once palapas recreativas, se remozó el área infantil (la cual ya no existe) y la caseta de vigilancia, con un costo de un millón y medio de pesos.

Los postes utilizados para sujetar las lámparas de luz artificial tienen una vida útil de entre 15 y 30 años de acuerdo a diversos fabricantes de ese tipo de mobiliario urbano, cuya permanencia se ve afectada por estar expuesta al medio ambiente y, en el caso de destinos de playa, a los vientos, salinidad y humedad, lo que provoca la corrosión y debilitamiento del metal que contribuye a su ruptura.

La playa es visitada por alrededor de siete mil personas cada fin de semana al representar una opción de esparcimiento de los cancunenses.

La Dirección General de Servicios Públicos Municipales, a través de la Dirección de Alumbrado Público, es el área responsable en la supervisión de las condiciones físicas y mantenimiento de las estructuras metálicas, además de reconexiones y reparaciones.

En Cancún se estima que hay 42 mil luminarias públicas. Los postes y las luminarias forman parte del mobiliario urbano del municipio, como también lo son las instalaciones, estructuras y elementos de creación humana que se instalan en el espacio público para su uso, delimitación, servicio, dignificación y ornamentación de este destino.

Forman parte también del mobiliario de las placas de nomenclatura, bancas, jardineras, arbolado, arbotantes, paradas de autobuses, depósitos de basura, fuentes, bebederos, arte urbano, monumentos conmemorativos, arte monumental urbano, kioscos, casetas de teléfonos públicos, de información y atención al turista, entre otros.

 

Quizá te interese: Sugieren repensar el alcoholímetro en Cancún