Plantean crear una nueva Ley de Bienestar Animal

247

Una de las principales críticas a la Ley de Protección y Bienestar Animal, es que deja de lado temas como la fauna callejera.

 

VÍCTOR HUGO ALVARADO

CANCÚN, Q. ROO.- Luego de los amparos promovidos por varios sectores empresariales y sociales en contra de la Ley de Protección y Bienestar Animal de Quintana Roo, ya se plantea la posibilidad de promover su derogación y la creación de una nueva legislación que cubra por completo todos los aspectos a considerar.

Sara Rincón Gallardo, presidente de la Sociedad Protectora de Animales Luis Balicheo, considera inviable la posibilidad de modificar una ley mal hecha desde el inicio, y ante la cual los empresarios han encontrado los métodos legales necesarios para hacerla a un lado y celebrar eventos como corridas de toros y peleas de gallos.

Para lograr su objetivo, espera que como parte del Consejo de Consulta y Participación de la Comunidad en Seguridad Pública, exista el respaldo suficiente para compartir sus propuestas con la XVI Legislatura, la cual recientemente anunció una revisión de carácter urgente.

La activista sostiene que, al ser mal concebida, la ley no atiende las verdaderas prioridades en materia de protección y bienestar animal al imponer prohibiciones en sectores con escasa incidencia en este hecho y descuidar cuestiones más importantes, como el problema de la fauna callejera en Quintana Roo.

El principal problema destacado fue la falta de consulta con expertos en materia ambientalista dentro de la entidad, en comparación con leyes similares en estados como Campeche, la cual elogió como modelo para la creación de una nueva ley con alcances similares.

Respecto a las repercusiones de crear una nueva ley, Rincón Gallardo minimizó las consecuencias al hacer alusión a las constantes modificaciones en otros documentos oficiales, tanto a nivel estatal como a nivel federal.

Finalmente, consideró que una eventual prohibición a las corridas de toros debería ser llevada a cabo desde la federación para únicamente ser avalada por los estados y garantizar su validez como documento regente, y así eliminar de modo paulatino eventos de naturaleza similar.