Museo de la Ciudad, el sitio emblemático desaprovechado por los quintanarroenses

396

 

  • El Museo de la Ciudad es poco frecuentado por los quintanarroenses, pero muy visitado por turistas nacionales y extranjeros.

 

LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.– La capital del estado ofrece sitios emblemáticos para conocer, es el caso del Museo de la Ciudad, poco frecuentado por los residentes pero muy visitado por turistas nacionales y extranjeros.

Ubicado en la famosa avenida Héroes, de la colonia Centro, este recinto cultural forma parte de las instalaciones del Centro Cultural de las Bellas Artes, inmueble construido en 1939.

En sus inicios funcionó como escuela primaria y, ocasionalmente, como refugio anticiclónico.

El Museo de la Ciudad se fundó el 26 de marzo de 1998, en el marco del Centenario de la Fundación de Payo Obispo, hoy Chetumal, y fue diseñado por el arquitecto Oscar Carreño.

Se logró abrirlo gracias a los recursos del gobierno del estado y del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), a través del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (Paice).

La fachada muestra detalles y acabados realizados por el escultor Rómulo Rozo, mientras que en su interior relata, a través de siete etapas o salas, la historia de la región del sur del estado, en especial de Chetumal, así como del resto de la entidad.

El guía del museo, Osvaldo Arturo Cruz, dio a conocer que durante 2019 visitaron este recinto cultural casi tres mil personas, cifra que pudo ser mayor.

Sin embargo, debido a la poca difusión que se le da, la visita es escasa, en comparación con los visitantes que acuden al Museo de la Cultura Maya. Incluso, reconoció, visitan más personas la maqueta Payo Obispo.

El guía atiende principalmente a grupos de menores procedentes de diversas primarias de la ciudad, quienes se maravillan con la Sala Seis y la réplica del Pontón Chetumal. Salen fascinados con la explicación que reciben.

 

Las diversas salas

 

Ofrecen un panorama de las etapas históricas de la región, abarcando la Civilización Maya, la Colonia, la Guerra de Castas, la influencia arquitectónica británica en Payo Obispo y el paso del huracán Janet, entre otras.

Parte importante del acervo del museo está conformado por objetos antiguos de uso cotidiano, que fueron donados por la propia comunidad de la ciudad.

Destacan la vestimenta de don Othón Pompeyo Blanco Núñez de Cáceres y varias colecciones de armas, monedas, vasijas, aparatos de música y utensilios de uso cotidiano.

En la primera sala, por ejemplo, los visitantes podrán encontrar información referente al medio natural en el cual se asienta la ciudad, así como la historia prehispánica de la región y sobre la conquista española.

Además, se pueden observar algunos objetos de alfarería maya y mapas de la región para ilustrar los temas.

En la Sala Dos se habla de los antecedentes sobre la fundación de la ciudad, particularmente de la Guerra de Castas, la fundación de Payo Obispo, como era al principio la ciudad y sobre su fundador, Othón Pompeyo Blanco.

Este espacio cuenta con objetos provenientes de la Guerra de Castas y una réplica a escala del Pontón Chetumal, que a principios del siglo XX funcionó como aduana portuaria.

En la tercera sala se relata la historia de la industria maderera y chiclera de la región, entre los años 1900 y 1940; se acompaña de algunas muestras de maderas regionales e indumentaria real usada para la extracción del chicle.

En la cuarta sala se exhibe una línea del tiempo de los acontecimientos más importantes del territorio de Quintana Roo y de Chetumal.

En la Sala Cinco se explica la forma de vida de los habitantes de la ciudad, con especial énfasis en el comercio de productos importados como lo fueron medicinas, comida y ropa.

También se pueden ver numerosos objetos que existían en la ciudad entre 1900 y 1950; esta, junto con la Sala Seis, es la más vistosa.

La sexta sala es de las más imponentes, pues al entrar a ella se encuentra una fachada de tamaño real, así como una maqueta de una casa estilo anglo caribeño, así como muebles que comúnmente había en las casas chetumaleñas durante la primera mitad del Siglo XX hasta 1955.

La sala relata cómo eran las casas y edificios en el antiguo Chetumal y explica por qué ya no son comunes, tras el paso del huracán Janet.

La séptima sala está dedicada a la historia de Quintana Roo, desde su proclamación como estado en 1974, hasta la actualidad; la exhibición se cierra con varios personajes artísticos importantes para el estado y su capital.

Se pueden encontrar desde fotografías hasta objetos relacionados con los artistas quintanarroenses.

El museo está abierto desde las nueve de la mañana hasta las siete de la noche de martes a viernes; sábados y domingos de nueve de la mañana a cinco de la tarde.

El costo para niños, estudiantes y personas de la tercera edad es de 15.20 pesos; los adultos pagan 31.26 pesos y los extranjeros 105.61 pesos. Los domingos la entrada es gratuita para los residentes de Quintana Roo.

 

Quizá te interese: Llegarán 624 millones de pesos extra a Quintana Roo vía gobierno federal