NIDO DE VÍBORAS

298

 

Por: Kukulkán

AÑO NUEVO, desembolso nuevo. Desde ayer comenzó la temporada para exprimir los bolsillos de la gente en su modalidad de reemplacamiento vehicular. El gravamen, que supone un buen negocio con la hechura de placas, el coyotaje y las multas para quienes no lo hagan una vez terminado el plazo, es obligatorio para todos aquellos que gustan de tener su motorcito.

LOS MÁS precavidos habrán guardado parte de su aguinaldo para este nada imprevisto gasto, pero los menos recurrirán al sablazo familiar o al préstamo profesional con las casas de empeño, que inician así su temporada alta.

¡BIENVENIDO A la cuesta de enero!

***

PARA LOGRAR un desarrollo urbano armónico que atienda las necesidades de la gente y se anticipe a los problemas que trae consigo el crecimiento, es que se crean los reglamentos de imagen y paisaje urbano, documentos que, en teoría, ponen orden allí donde amenaza el caos.

PUES BIEN, Tulum estrena nuevo reglamento con la intención de dar fin al desorden que desde hace unos años se apodera del municipio y que ha sido tan evidente, que ya hasta merece documentales en Youtube (The dark side of Tulum) y reportajes en The New York Times donde se lo utiliza de mal ejemplo para otros lugares que apenas despegan (The next Tulum?).

LA NUEVA ordenanza es necesaria, pero como tantas otras cosas se antoja tardía: básicamente se limita a aceptar el daño que ya se hizo e intenta frenar mayores desbarajustes.

COMO SIEMPRE, las leyes van detrás, muy por detrás de la realidad…

***

DICE Roberto Cintrón Gómez, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, que los medios de comunicación tienen mucha culpa de las bajas turísticas por darle excesivo sensacionalismo a las malas noticias como el sargazo y la inseguridad.

HAY QUE reconocer que tiene algo de razón: muchos medios viven de vender nuestro paraíso azul en colores rojo y amarillo porque son más llamativos y es “lo que la gente quiere”.

DONDE EL hotelero se equivoca es en sugerir que, sin ocultar la verdad, los periódicos y noticieros la cuenten de manera distinta. Tal vez no se haya dado cuenta, pero la estrategia que propone ya se usa desde hace rato: los “datos alternativos” son una de esas formas, por no hablar de los eufemismos y las tan de moda fake news.

ES CIERTO que la percepción es importante y en ese sentido, el turismo es una industria muy susceptible, pero no se puede tapar el sol con un dedo.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 297