‘Atacará’ municipio de Benito Juárez temporada de sargazo con siete barredoras de playa

325

 

  • De acuerdo con la Dirección de Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat), además de las barredoras se aumentaría el personal disponible a 200 elementos para recoger sargazo.

 

VÍCTOR HUGO ALVARADO

CANCÚN, Q. ROO.- La Dirección de Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) del municipio de Benito Juárez buscará concretar la adquisición, vía arrendamiento, de siete barredoras para limpiar los frentes de las 11 playas públicas municipales durante la temporada de arribo de sargazo, considerada de marzo a octubre.

Vagner Elbiorn Vega, director de la dependencia, pretende usar los vehículos para cubrir la mayor cantidad de zonas con recale masivo de alga y llevar a cabo, de la manera más eficaz posible, la limpieza de los arenales, conforme a los acuerdos establecidos con la Secretaría de Marina (Semar).

De igual forma, mencionó la intención de incorporar, en conjunto con la Dirección de Servicios Públicos, hasta 200 elementos más que sirvan para implementar un programa temporal de recoja de sargazo, cuyo periodo de operación estará vigente entre febrero y octubre.

Será “en los próximos días”, según el director, cuando se publicará la licitación correspondiente para las empresas interesadas en arrendar los vehículos de limpieza al Ayuntamiento de Benito Juárez.

Respecto al financiamiento para los arrendamientos y las contrataciones, Elbiorn Vega precisó que se llevarán a cabo con recursos de Zofemat, sin establecer aún la utilización del fondo municipal de saneamiento ambiental, cuyo visto bueno depende de un comité.

En cuanto al apoyo de la Marina, mencionó la posibilidad de llevar a cabo el día de hoy una reunión para saber si habrá disponibilidad de tener en Cancún un barco sargacero, así como los detalles operativos de su labor de recoja en altamar como parte del plan de acción coordinada.

De igual forma, el funcionario habló sobre la recaudación lograda durante 2019, la cual calificó de “histórica”, tras obtener 156 millones de pesos de recaudación por parte de los concesionarios.

Parte del éxito, puntualizó, se debió a la constante comunicación con los concesionarios al realizar sus pagos correspondientes y así lograr bajar el rezago de 18 por ciento en 2018 a tan sólo el siete por ciento al día de hoy.

 

Quizá te interese: Preparan catálogo de pueblos indígenas