Déjate conquistar por la edad de oro

497

 

  • “La Cena de Emaús” (1639), de Francisco de Zurbarán, es una de las piezas de la exposición.

 

MARIANA MONTES/AGENCIA REFORMA

MONTERREY, NL.- El primer consejo que se puede dar a los que visiten la expo “Arte e imperio. La edad de oro en España” es que se dejen maravillar por la historia de sus raíces, expresa Roxana Velásquez, directora de The San Diego Museum of Art (SDMA), recinto del que proviene la muestra que se encuentra en el Museo del Noreste.

“Disfruten sus orígenes, porque lo que tenemos aquí es la explicación de dónde venimos y quiénes somos”, comenta la especialista sobre el proyecto que reúne 70 piezas de maestros como El Greco, Francisco de Zurbarán, Rubens y Bartolomé Esteban Murillo.

“Que un niño vea y diga ‘mira, de ahí vengo, por eso hablo español'”.

La segunda recomendación, dice Velásquez, es gozar la perfección estética de las obras de los siglos XVI al XVIII.

“Si se concentran en ‘La cena de Emaús’ (de Zurbarán), o en la madonna de Rubens, por ejemplo, esos ojos (de los personajes en las obras) te mueven y el arte te mueve. El abrir los poros y la sensibilidad es una invitación a todo el mundo, esta gran capacidad artística y estética es algo que está en nuestro pueblo.

“Están ante una exposición original, o sea, que se ha curado como un proyecto original. No se había reunido este corpus de piezas, no habían dialogado estas obras, y no se había tenido la presencia de escritos, poesía y mapas”.

En entrevista para EL NORTE, la directiva del SDMA brinda otros puntos a considerar para ver la expo que llegó a Monterrey en el marco del 25 aniversario del Museo de Historia Mexicana, y que estará en la Ciudad hasta el domingo 23 de febrero.

 

ARTE Y CONTRARREFORMA

Los años comprendidos en “Arte e imperio” corresponden, en gran medida, a la Contrarreforma, es decir, a la respuesta ante la reforma protestante que el Vaticano diseñó para preservar el poder y la influencia del catolicismo. En este aspecto, el arte es un instrumento al servicio de la fe, afirma Velásquez.

“Los mejores libros de cómo se debe pintar aparecen en este momento. Es difícil pensar que haya otro momento en la historia del arte que sea así de climático.

“Cualquier tema que veas reflejado en el Siglo de Oro español va a ser simple o sencillo: Las líneas, los contrastes, los claroscuros, el hiperrealismo que ya se utiliza pictóricamente, todo esto es sencillo. La idea era acercar a los que están contemplando la producción y hacerlos sentir que no necesitan mayor explicación”.

Los rostros representados son de personajes de la vida cotidiana. El espectador, entonces, observa a personas que podrían ser sus conocidos, identificándose con las obras.

Tal vez una pintura que encapsula estos atributos es la ya mencionada “Cena de Emaús”, de Francisco de Zurbarán.

En su aportación estética, afirma Velásquez, es evidente el claroscuro en el manejo de la luz que apenas ilumina la mitad del rostro de Jesús, quien además está vestido o enmascarado con un sombrero.

La maestría del artista también es palpable en los finos dobleces del mantel blanco, así como en las expresiones de los discípulos que finalmente reconocen al Mesías. El pintor español, además, plasma sobre la mesa objetos que remiten a sus famosos bodegones.

Es cierto que no todo lo que incluye la expo es arte relacionado con la religión, agrega la directora, aunque la presencia de la temática sacra es evidente.

 

ESPAÑA Y SUS COLONIAS

Durante la Edad de Oro, el imperio español abarcaba decenas de territorios y reinos, entre ellos la Nueva España, hoy México.

“Estamos acostumbrados a pensar que hay un dominio de España a las colonias y esto es un malentendido”, comenta la directora Velásquez.

“En realidad es un diálogo, es una calle con dos avenidas. Estamos importando y exportando materiales, formas estéticas, modelos de representación e incluso objetos como la talavera y los biombos”.

Con este concepto, menciona, se puede hablar de una fusión donde la imagen de culturas originales es remplazada por la de un mosaico que fortalece la cultura hispana.

Un criterio para la selección de las piezas de la expo era precisamente la capacidad de contar esta historia de intercambio artístico, dice.

“Vemos una danza de valores y una confluencia que hacen al periodo un golden age. Es fundamental que hablemos de eso porque se dice que vivimos en un mundo global y en realidad hemos sido globales siempre.

“Tienes, por ejemplo, el lujo y el éxtasis de ver la obra de Rubens, una de las figuras ejemplares de la época y también hablo de él como uno de los genios de la historia porque es un diplomático y un hombre que hace un ejercicio de escuela, es decir, que tiene un taller con centenares de personas trabajando para él”.

Su arte llegó al Nuevo Mundo para ser traducido e interpretado por los artistas de este lado del océano, generando el diálogo.

“Es un mundo de una gran riqueza, es un periodo en el que, por donde lo veas, es triunfal”, comenta Velásquez. “Es una fiesta, una celebración diplomática, un entendimiento intelectual de dos vías”.

 

Quizá te interese: Abre museo de juguetes