NIDO DE VÍBORAS

217

 

Por: KUKULKÁN 

ALGO PASA con el espíritu emprendedor de los quintanarroenses. De acuerdo con el Instituto Electoral del estado, hasta el momento no han recibido ninguna solicitud de asociaciones políticas para ser registradas como tales.

ES DECIR, la fuente de la que nacen los partidos políticos ni siquiera gotea. La sequía puede tener su causa en que la cuota de partidos ya está cubierta con las más recientes incorporaciones de Movimiento Auténtico Social y Confianza por Quintana Roo.

O PODRÍA ser también que ya no hay tanto interés porque cada vez es menor la escasísima confianza que inspiran los partidos, que suelen abrir y cerrar de manera constante y por las mismas personas, que no se resignan a dejar ir tan lucrativo negocio o porque no saben hacer otra cosa.

EL CASO es que la fecha de cierre se aproxima (31 de enero) y la ventanilla de aperturas está vacía.

***

EN CONTRASTE, los que buscan su reapertura son los de Encuentro Social, el partido de la familia que fue rechazada a nivel nacional por la gran familia de votantes mexicanos, que no le dieron ni el dos por ciento que necesitaban para conservar la marca.

PERO COMO el reino es de los tercos, los mandamases del PES están duro y dale para recuperar su registro, incluso con el mismo nombre: Partido Encuentro Social, marca reconocida para bien y para mal entre el electorado, lo que les ahorrará tener que posicionarla de nuevo.

EN QUINTANA Roo, recordemos, subsiste una subsidiaria del registro original bajo el acrónimo Pesqroo, Partido Encuentro Social Quintana Roo, con el que participó en la elección de la primavera pasada bajo el liderazgo (¿?) de Gregorio Sánchez.

NO LOGRARON huesito alguno, pero patalearon y al menos pudieron mantener la sucursal. ¿Se reintegrarán a su hermano mayor si este recobra el registro?

***

LOS CASINOS, fuente de empleos y sano esparcimiento para sus fieles parroquianos.

ESA ES, al menos, la opinión de Gustavo Miranda García, un verde diputado que considera que las casas de apuesta y juegos de azar son imanes de inversión que hay que fomentar para la diversidad económica del estado.

POR ELLO, el novel legislador no ve nada malo en perdonarles los impuestos a los altruistas inversores en este tipo de negocio, que además presta una invaluable labor social al aliviar el estrés de miles de clientes que van a dejar allí su dinero, casas y, en casos extremos, hasta la cordura, lo que a su vez resulta en fuente de trabajo para sicólogos y siquiatras.

BIEN POR el legislador, una lumbrera juvenil que haría bien en jugar menos Minecraft y estudiar más sobre los efectos sociales y económicos reales ligados a los casinos.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 306