NIDO DE VÍBORAS

186

 

Por: KUKULKÁN 

QUE DICE mi mamá que siempre no. La estación del Tren Maya en el centro de Cancún será uno más de los proyectos de papel que han engalanado el casi medio siglo de historia de la ciudad.

EL FONATUR había incluido entre sus planes que el entramado urbano que sirve de apoyo a la zona hotelera, que es lo único que le importa, tuviera una terminal del tren en algún punto indefinido de la ciudad; punto que algunos aventurados marcaron con una equis en la confluencia de las avenidas Andrés Quintana Roo y Chac Mool.

SIN EMBARGO, el titular de los proyectos estratégicos del estado, Eduardo Jasso, salió a desmentir los planes y dijo que sólo habrá una estación en Cancún y no en la ciudad sino en el aeropuerto.

PERO NO hay que sentirse decepcionados. Después de todo, lo más probable es que la mentada estación habría replicado el caos del metro de la Ciudad de México, con paraderos de transporte público a mansalva, bases de taxis seguros e inseguros, asaltos a usuarios y los infaltables puestos de fritangas. ¡Al fin que ni queríamos!

***

PÓNGASE ATENTO y podrá notar un cambio en las calles de Cancún en pocos días: esta misma semana las patrullas de Tránsito que circulan a la caza de infractores podrán ser reconocidas como la ley manda.

Y ES que por descuido de alguien o “alguienes”, las patrullas eran catálogos sobre ruedas de todas las faltas que pueden granjearle una multa al conductor, como la ausencia de placas o de la tarjeta de circulación.

PERO COMO la mayoría de los automovilistas nunca se dieron por aludidos, la estrategia no funcionó. Es así que ahora las patrullas serán rotuladas con las especificaciones de rigor y así poner el ejemplo, que si alguien debe respetar la ley debe ser la misma autoridad.

PERO EN lo que se ponen al tiro, ¿qué pasará con las patrullas que siguen incumpliendo el reglamento que se supone deben vigilar?, ¿se perseguirán a sí mismas?, ¿se multarán entre compañeros?

***

SAQUE LA bufanda y el gorro, que un nuevo frente frío asola la península desde ayer para justificar la compra de ropa invernal, aunque sólo se use dos o tres días al año.

QUE LA verdad el mal clima no es tan severo, y de hecho este invierno ha sido hasta ahora más cálido que otros años, pero sí un recordatorio que el cambio climático es una realidad, pese a lo cual se siguen dando permisos para desarrollar proyectos turísticos enormes que requieren deshacerse de esas molestas plantas que son los manglares, especie vegetal que resulta ser el mayor extractor de dióxido de carbono de la atmósfera y un eficiente guardián contra las mareas que causan los huracanes.

EN ESE tenor, lo que sucede en Holbox es una simple continuación de lo que ya ha pasado en Cancún y la Riviera Maya. No aprendemos…

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 309