Sufren la ‘maldición’ de Darío Verón

368

 

  • El defensor paraguayo fue el último zaguero extranjero en trascender con Pumas.

 

Francisco Esquivel/Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Como si se tratara de un hechizo dejado por Darío Verón desde su partida, todos los centrales extranjeros que han llegado a Pumas batallan con las lesiones.

El paraguayo se despidió de los auriazules en el Clausura 2017 y un semestre después, Gerardo Alcoba, el hombre con el que hacía pareja, sólo jugó 12 de 17 compromisos por un desgarre en el muslo, en el que fue su último semestre en el club. El uruguayo llegó al futbol mexicano para el Clausura del 2015 y para el Apertura 2016 ya había sufrido su primera lesión en la Liga MX, una muscular de grado dos que lo orilló a jugar sólo 7 de los 17 cotejos del certamen.

En el Apertura 2017, su último torneo con los Pumas, tuvo actividad en 12 de las 17 fechas por un desgarre en el cuadríceps izquierdo.

Al relevo llegó el español Alejandro Arribas que sufrió de todo con los Pumas pues se tuvo que tratar por una pubitis, lesiones musculares y hasta de un codo que se le dislocó en dos ocasiones.

El zaguero español tuvo casi un primer semestre perfecto con los del Pedregal pues sólo se ausentó en un duelo del Clausura 2018; sin embargo, en el cierre del calendario, sufrió una lesión en el codo que lo dejó participar apenas en 10 de las 17 fechas del Apertura 2018.

Meses después decayó con América del golpe del codo y se despidió del Clausura 2019 con malestares musculares.

La siguiente “víctima” de la “maldición de Verón” fue Nicolás Freire que terminó entre algodones el Apertura 2019. Nico Freire no había batallado con las lesiones, hasta que llegó al Pedregal. Ahora inició el presente año con un mal en la rodilla que lo privó de jugar con los universitarios en su debut en el Clausura 2020.

 

Quizá te interese: Fue Barca el más ganador… de euros