El reflejo de la elegancia

166
  • Es la prenda del armario que más ha reflejado distinción a lo largo de las décadas.

 

Vania Estévez/ Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 17-Jan-2020 .-Es la prenda del armario que más ha reflejado distinción a lo largo de las décadas, aquella a la que la llegada de nuevas modas y tendencias no la ha hecho doblegar. Se trata del traje, aquel conjunto de saco y pantalón que normalmente nace del mismo rollo de tela y que tiene como misión fundirse sobre la anatomía de su portador.

Julio Torres, quien tiene por vocación ser sastre, recuerda su trayectoria en esta rama de la moda, la cual comenzó en el año 1993. Su historia inició en Alvaro Boutique, el lugar donde se hilvanaba galanura para hacer despuntar a figuras de la talla de Juan Gabriel y José José.

Ahora, este creador gusta de reinventar estas piezas, pues las elabora con novedosos patrones y colores que antes no eran usuales.

“¡Son un nuevo pretexto para llamar la atención, los chicos los prefieren para romper esquemas! Éstos deben lucir siempre acorde al corte y personalidad de su dueño, y nunca deben de ser grotescos”, comenta para quien una camisa blanca es un imprescindible.

Sobre su labor, confiesa que su mayor recompensa es la satisfacción de sus clientes, sobre todo cuando eligen sus creaciones para momentos memorables como lo es una boda.
“Me encantan tus diseños, mi esposa y yo no lo pensamos dos veces. Tú fuiste nuestra primer y única opción”, recuerda sobre uno de los cumplidos que más atesora en su carrera.

Además, aunque la industria italiana e inglesa son un referente en la rama, asegura que en nuestro País existen excelentes exponentes, ya que la cultura mexicana nutre de color y bordados cada diseño, elementos de los que también se inspira.

ASÍ LO DIJO
“La elegancia es la forma en cómo nos vestimos y desenvolvemos en nuestro día a día de manera pulcra y cuidando siempre los detalles. Tanto en nuestras prendas como en nuestro comportamiento. La elegancia es un estilo de vida”
Julio Torres, sastre

Te puede interesar: ¡Cielo mexicano!