NIDO DE VÍBORAS

171

 

Por: KUKULKÁN 

DICE LA conseja popular que los cambios son para mejorar. Excepto cuando se trata de gabinetes.

ES EL caso de Tulum, cuyo alcalde Víctor Mas hizo relevos en su equipo de trabajo, desde el director de bomberos hasta su secretaria particular, con miras a mejorar su funcionamiento y atención a sus ciudadanos. Eso o distraer la atención, porque por lo usual los movimientos de ese tipo esconden crisis motivadas por intereses o incompetencias.

Y ES que aparte de la zona arqueológica, Tulum es conocido internacionalmente como un destino de excesos chic, en el que el visitante puede purificarse en temazcales y ceremonias new age por el día y esnifarse polvitos mágicos y atascarse de alcohol durante la noche.

A ESE deterioro y para rematar la faena, se añade que hace poco fue aprobado un nuevo PDU, Plan de Destrucción Urbana que permitiría construir desarrollos turísticos en una región caracterizada por sus acuíferos subterráneos.

SOBRA DECIR que con semejante perspectiva el desastre ambiental asoma en el horizonte del municipio, que quiso separarse de Solidaridad precisamente para decidir por sí mismo la ruta de su decadencia.

PERO COMO nadie aprende en cabeza ajena y lo que hace la mano hace la tras, el ejemplo de la autodestrucción se repite en Bacalar, que tras separarse de Othón P. Blanco presenta líos similares con el PDU y ya comienza a saturar la laguna, su principal activo.

TOTAL, QUE los cambios en el gabinete de Tulum buscan lavar la cara del municipio, manchada de lodo desde hace rato.

***

EN LO que la tierra de todos se decide por ser marrón o azul, vaya a echarse un tamalito el 1 y 2 de febrero a la Plaza de la Reforma, donde se realizará la Feria del Tamal para regocijo de los paladares antojadizos.

HABRÁ DE todo, desde los tamales verdes a la Jorge Emilio González con sabor a casino, hasta los envueltos de oración patrocinados por la Dirección de Asuntos Religiosos Amén, acompañados de salsita roja Inferno (¡pa’que amarren!).

***

LOS GOBERNADORES panistas que integran la Insabi presentaron su versión del Insabi, con el fin, dicen, de “aliviar el dolor de la gente”.

LA PROPUESTA busca preservar la gratuidad de los servicios de salud y acabar con el desbarajuste que significó cerrar el Seguro Popular por nuevas siglas, lo que en este país es garantía de relajo administrativo.

QUIÉN SABE si la propuesta vaya a prosperar, que ya sabemos lo terco y empecinado que es el tlatoani Andrés Manuel; pero lo que queda claro es que el moreno tabasqueño es quien marca la pauta, pues hasta el momento los opositores panistas lo único que hacen es reaccionar a los movimientos del presidente.

 

Quizá te interese: Nido de víboras N° 310