Advierten riesgo de crisis en Salud

223

 

  • El ex secretario de Salud, José Narro Robles, advierte que en esta administración se generan políticas públicas para el sector salud con ocurrencias y mala planeación.

 

René Delgado/Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- José Narro Robles sale al paso de las críticas que el gobierno federal actual ha hecho al sistema de salud en anteriores gestiones y advierte que en esta administración se generan políticas públicas para el sector con ocurrencias y mala planeación.

El ex secretario de Salud advierte que, de seguir esa tendencia, se desatará una crisis mayor en el sistema que tendrá consecuencias inmediatas, como la muerte de pacientes.

– ¿El Seguro Popular era la maravilla que dicen? Andrés Manuel López Obrador dice que ni era seguro ni era popular.

Bueno, la frase no es de él, pero digamos que la ha repetido últimamente mucho. La verdad es que hay elementos que podrían plantearse para señalar las bondades, por ejemplo, el uso del Fondo de Protección Contra Gastos Catastróficos.

Era un extraordinario elemento que tenía una cobertura, no suficiente, pero bastante amplia: 66 padecimientos frecuentes que generan ruina financiera en la familia y, por supuesto, dolor, enfermedad y muerte en un porcentaje importante.

Eso era muy muy bueno ¿Tenía problemas? Sí, por supuesto ¿Eran superables? Sí, eran superables.

– ¿Y cómo ve al Instituto de Salud para el Bienestar?

Cualquier gobierno tiene el derecho y la responsabilidad de hacer los ajustes, los que se deban hacer; lo que debe tener también es la obligación de hacerlos bien. El problema con el Insabi es que ha mostrado que no estaba suficientemente maduro, no se habían realizado los estudios necesarios, no se contaba con los elementos para operarlo.

– ¿Le preocupa el hecho de que no esté bien aplicado, bien aterrizado el instituto?

Sí, sí me preocupa; no puede uno esperar seis meses para tener las reglas de operación, debería haberse efectuado ese proceso en los 13 meses anteriores.

Me preocupa que no se haya negociado la incorporación de las entidades federativas, que no se haya definido el cómo.

Me preocupa que la improvisación nos vaya a ganar y que lo que ha venido haciendo el país a lo largo de décadas, se pueda lastimar.

Las ocurrencias, las improvisaciones, la mala planeación son muy malos compañeros para generar política pública.

– ¿Usted ve esos vicios en esto?

¿Que si veo vicios de esa naturaleza? Sí, señor.

– ¿Le ve futuro al instituto?

Si se consiguen los recursos financieros, pero a veces me da la impresión de que alguien se engaña o que a alguien lo engañan.

Decir que va a haber gratuidad y servicios completos de primero, segundo y tercer nivel, todo para todos ¿se puede? Ningún país lo ha conseguido, pero se puede uno acercar a ese desiderátum, a ese ideal, pero se requieren recursos financieros.

La inversión que hace México hoy en el sector público no es suficiente, se requiere mucho más. Si quisiéramos que la población que no tiene acceso a los servicios de la seguridad social se acercara en ese sentido, requerimos como punto y medio del Producto Interno Bruto (PIB), que quiere decir varios cientos de miles de millones de pesos.

– ¿Los 40 mil millones de pesos de lo que era el Fondo para Riesgos Catastróficos son insuficientes?

Es absolutamente insuficiente; los 40 mil millones deben representar cerca del 40 por ciento de ese fondo y es una inyección para un año, lo cual quiere decir que, en el siguiente año, nos vamos a quedar sin esos recursos y con la necesidad de atender a esta población.

– ¿Advierte que los problemas que hoy tenemos son pocos frente a la crisis que podemos tener en materia de salud?

Sí, sí podemos llegar a tener una verdadera crisis. En este momento estamos teniendo problemas de abastecimiento en algunos de los productos, no de los medicamentos esenciales, pero sí de algunos de los medicamentos para la atención de niños con cáncer.

El problema es que las consecuencias de las decisiones son inmediatas en el área de la salud. Si hoy no está el medicamento que requiere un paciente grave, hoy se van a ver las consecuencias y las consecuencias en salud tienen que ver con la muerte.

– ¿En el marco temporal, cuándo se expresaría esta crisis?

Yo ni quiero pensar que se exprese, no es un asunto de un complot o de un sabotaje. Ya se hizo esto, corríjase lo que se tiene que corregir ¿Qué quiere decir? Contar con reglas de operación, buscar mejores fuentes de financiamiento, atender el tema del Fondo de Gastos Catastróficos.

Manéjese lo político en el sentido de cómo van a quedar las entidades federativas. Se tiene que escuchar, se tiene que negociar.

– ¿Antes no había problemas de abasto, de atención y para las operaciones del tercer nivel?

Claro que había problemas y claro que teníamos problemas de abastecimiento, pero no de la magnitud que se han expresado en estos últimos meses.

– Siendo usted doctor ¿cuál es la receta?

En agosto, un grupo de seis ex secretarios nos dirigimos respetuosamente, de manera pública, al presidente de la República y al Congreso de la Unión para pedirles que se hicieran los estudios que se requieren.

No es un asunto nada más de crítica al pasado, de crítica a una corriente de pensamiento o de combate a la corrupción, porque se trata de uno de los grandes cánceres

Pero ¿dónde están los responsables de esa corrupción en el área de la salud? Porque yo no he visto ni denuncias, ni detenidos ni procesados en ese terreno. Entonces, tenemos que hacer un diálogo, una revisión.

 

Quizá te interese: Ingenierías locales deben especializarse en turismo