Lo que el huracán ‘Morena’ se llevó

539

 

  • Inaugurado el 27 de mayo de 1987 por Jorge de la Vega Domínguez, entonces presidente nacional del PRI, el edificio que ha venido albergando las oficinas del otrora poderoso partido político, es una hoy casona desvencijada.

 

RUBÉN TORRES

CHETUMAL. Q.ROO.- Las huellas y estragos que el huracán del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) dejó en el país en julio  2018, siguen marcadas en el edificio de lo que fuera el poderoso Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la capital quintanarroense que gobernó ininterrumpidamente durante 37 años.

Los colores en fachadas del exterior lucen lucir descolorido al tricolor, pedazos de pared amenazan venirse abajo mientras que el cascajo cae como hojuelas por el viento frío que prevalece en la península desde el martes pasado.

Apenas se cruza la puerta que conduce la emblemática Plaza Cívica Luis Donaldo Colosio, al aire libre, que acostumbraba verse abarrotada de militantes en los mejores tiempos del partido, ahora asoma de inmediato el deterioro de un edificio construido con un propósito fundamental:

“Este edificio destinado para la Casa del Pueblo’’, reza en la placa metálica que se colocó en 1966 como el arranque de la obra por el entonces presidente de la república, Gustavo Díaz Ordaz y el gobernador del territorio Rufo Figueroa.

La propaganda de quien fuera su candidato no natural del partido, sino “ciudadano’’, José Antonio Meade, sigue adornando paredes y cristales de oficinas, como si hubiera quedado congelado el momento de la derrota.

“Es ahora o nunca estamos con Meade’’, se lee bajo la imagen petrificada de un Meade en pos del triunfo, caminando hacia adelante, con el puño levantado en señal de victoria, que sigue ahí después de casi año y medio de la derrota, como si los priístas locales no pudieran o no quisieran retirarla porque se le ha muerto la esperanza de buscar otro líder, la ilusión a una nueva opción para recuperar la confianza.

A un costado de la Plaza Pública luce el busto del malogrado candidato presidencial Luis Donaldo Colosio Murrieta, labrado en bronce, y una placa con sus palabras de aquel discurso del 6 de marzo de 1994, que se presume le costó la vida: “Mi compromiso es una sociedad que se conozca por el respeto a la ley y a la dignidad del hombre’’.

Inaugurado el 27 de mayo de 1987 por Jorge de la Vega Domínguez, entonces presidente nacional del PRI, el edificio que ha venido albergando las oficinas del otrora poderoso partido político, es una casona desvencijada, con templetes arrumbados, pasillos semivacíos, cubículos estrechos donde todavía operan afiliados y militantes.

Ahora corresponderá a Elda Candelaria Ayuso Achach, como presidente del PRI estatal, quien hace dos semanas fue nombrada, tras ser postulada el 22 de diciembre del 2019, junto con el secretario general de ese partido en la capital, Alberto Alonso Ovando, con la promesa de dar una nueva imagen, además de la resanada, pintada y remodelación en general, con ideales y propuestas como oposición responsable.

No es nada nuevo, se trata de poner en práctica los valores, principios e ideales que fueron olvidados por los últimos dos gobiernos priistas, encabezados por Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, éste último que huyó incluso del país y capturado en Panamá, ahora sujeto a proceso, como otros de sus correligionarios en otras entidades del país que emergieron del PRI.

En los próximos días la presidenta del PRI en Chetumal, dará  a conocer el nuevo ideario del partido para afrontar lo que viene, donde se observará si las directrices vienen del centro, desde la capital del país o inicia la reconstrucción del partido con la finalidad de ofrecer otro rostro en los próximos comicios estatales y federales por venir.

El coletazo generado por la tormenta del huracán “Morena’’, en el Congreso local, es evidente, debido a que sólo hay dos diputado priístas: Carlos Rafael Hernández Blanco y Judith Rodríguez Villanueva; MORENA cuenta con nueve, el PAN, cuatro; PVEM, tres; PT, tres; PRD, dos; MAS, uno y MC, uno.

 

Quizá te interese: Carlos Joaquín, con agenda abultada en la Fitur en Madrid