Llaman a valorar la biodiversidad

293

ISRAEL SÁNCHEZ

Sin biodiversidad, dice el biólogo Hesiquio Benítez, nadie podría vivir. “Nos da el alimento, nos da las medicinas, nos da los combustibles, las fibras que vestimos; somos y comemos biodiversidad. “Pero, desafortunadamente, la estamos perdiendo”, lamenta el director general de Cooperación Internacional e Implementación de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

“Hay más de un millón de especies en peligro de extinción. No un millón de individuos, un millón de especies que tienen miles o millones de individuos”. Ante tan desolador panorama, cuidar de la vasta diversidad biológica de un país como México se vuelve una responsabilidad de todos.

Y para motivar esto, la Conabio exhibe 25 miradas al bosque, muestra fotográfica que busca concientizar al público mexicano sobre esta megadiversidad de flora y fauna. La guacamaya verde, la rana de árbol, el mono aullador negro, la araña saltarina, la garza blanca y el tecolote bajeño son algunas de las especies animales capturadas por la lente de 25 fotógrafos mexicanos, y que figuran entre las 40 imágenes expuestas ahora en el Club Alemán de México, con motivo del Día Mundial de la Educación Ambiental, que se conmemora cada 26 de enero.

“La idea de esta exposición es darnos cuenta de las maravillas que tenemos en nuestros bosques en México, pero también qué podemos hacer en nuestra vida cotidiana para involucrarnos y mejorar las cosas”, añadió Benítez. A decir suyo, algunas prácticas actuales adoptadas por la gente en presunto favor del ambiente, en realidad resultan perjudiciales de maneras que desconocen.

“Creemos que estamos ayudando al planeta bebiendo leche de soya, cuando lo que hacemos al consumir soya es que continúe la deforestación en el Amazonas, que es donde se siembra la soya transgénica. Y los residuos de tanto fertilizante van a dar al Océano Atlántico, las corrientes los llevan y crean las explosiones de sargazo que nos están afectando en la Rivera Maya”, ejemplificó.

Tanto para Benítez como para Galindo, el primer paso en la protección de la biodiversidad mexicana es conocerla, y se debe empezar por las especies locales. Por ello invitaron a los ciudadanos a consultar el material informativo que la Conabio ha desarrollado a lo largo de los años, disponible en su sitio en línea (www.gob.mx/ conabio).