Asistir al nutriólogo para no alimentar los prejuicios

548
  • Cada 27 de enero se conmemora el Día del Nutriólogo, fecha en la que la Asociación Mexicana de Nutriología (AMN) se registró ante la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

 

 

OMAR ROMERO

 

CANCÚN, Q. ROO.- Alrededor del nutriólogo existen diversos prejuicios, desde que es alguien que sólo sabe prohibir ciertos alimentos hasta que se trata de una consulta muy cara; por ello no extraña que las personas no suelan acudir a uno.

Por eso, hoy 27 de enero, cuando se conmemora el Día del Nutriólogo, es una buena oportunidad para conocer y valorar a este especialista que, más allá del tópico popular de que sólo receta dietas para bajar de peso, crea programas de alimentación para atender padecimientos o condiciones particulares y no sólo sobrepeso.

Flor Serrano Vázquez, nutrióloga que trabaja en la Jurisdicción Sanitaria número 2 reconoció que si resulta complicado que la gente acuda a una revisión con el médico general, con el especialista lo es más; sin embargo, es necesario que la población reciba una consulta, ya que esto puede prevenir diversas enfermedades, además de mantenerse saludable.

“No es que voy a ir y me van a quitar todo lo que me gusta comer, ya no voy a comer tortas, tacos o me van a obligar a comer diferente o me va a salir muy caro; hay que darse cuenta que la función del nutriólogo realmente no es esa, sino que los planes nutricionales se adaptan a las costumbres de las personas, nos podemos ajustar a presupuestos, pero lo importante es alimentarse adecuadamente”.

En Quintana Roo el 7.4 por ciento de la población de 20 y más años padece diabetes, el 13.3 por ciento de la gente de 20 y más años cuenta con un diagnóstico de hipertensión y el 22.8 por ciento de la población de 12 a 19 años presenta obesidad, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018.

La labor del nutriólogo en ocasiones no es valorada, ya tras citar a los pacientes estos cancelan o ya no regresan, e incluso al recibir el plan de alimentación piensan que de inmediato perderán peso, pero no es así, puesto que se debe combinar con actividad física y seguir recomendaciones.

“Hay pacientes que llegan casi obligados, porque les detectaron algo y ahí es complicado que sigan los planes de alimentación porque no están yendo por voluntad propia. Tiene que ser por decisión, debe tener la actitud para querer hacerlo, la paciencia”.